Las reformas estructurales promovidas por el gobierno de Peña Nieto y el Pacto por México lejos de llevar al paraíso a nuestro país, como anunciaba la propaganda oficial bajo el enunciado de "el momento de México", en realidad han implicado para nuestra nación un verdadero tormento. Tormento que sufren día con día los ciudadanos que han reprobado la gestión del actual Titular del Ejecutivo a tal grado que sólo el 34 por ciento lo aprueba, como lo dio a conocer la más reciente encuesta de Reforma.

 

El país tiene dos millones de pobres más que al arranque de la presente administración, según cifras del CONEVAL; sigue la inseguridad y la impunidad con la fuga de El Chapo Guzmán, como el caso más reprobable de la inoperancia e infiltración de la delincuencia en los cuerpos de seguridad del país; y la economía sigue sin levantar, con nuestra moneda que pierde terreno cotidianamente con un tipo de cambio cercano a los 17 pesos por dólar. En este contexto de reformas fallidas, devaluación y crisis la corrupción, el tráfico de influencias y la opacidad siguen siendo las características dominantes en la administración pública.

 

Dos casos son ilustrativos de la corrupción y los privilegios del actual gobierno federal: OHL y Juan Armando Hinojosa, contratistas predilectos del actual gobierno.

 

Hablar de OHL en España es sin lugar a duda ejemplificar la corrupción empresarialpolítica, es tocar la relación oscura entre la derecha que enarbola el capitalismo de cuates y la voracidad de los oligopolios privados españoles que por muchos años han sido beneficiados con los contratos públicos más jugosos que se han licitado y ejecutado por las instituciones de ese país.

 

Juan Miguel Villar Mir, presidente y dueño desde hace 27 años de la constructora Obrascón Huarte y Lain, conocida mejor por sus siglas como OHL ha estado involucrado en los últimos años en el país ibérico en diversas investigaciones de corrupción, una de ellas la de las famosas “Libretas Bárcenas” que no eran otra cosa más que las aportaciones empresariales a una red de financiamiento irregular que controlaba el tesorero del partido en el poder (Partido Popular) Luis Bárcenas quien en sus registros tenía aportaciones del señor Villar Mir por cerca de 530 mil euros, la mayoría de ellos dados en efectivo y utilizados por personajes como el ahora jefe de Gobierno Español Mariano Rajoy, para pagarles sobresueldos y beneficios personales.

 

Se puede consultar lo anterior en:  

Ruz acredita 18 años de caja b del PP

Villar Mir niega donaciones al PP y reconoce “alguna aportación” a FAES

Papeles de Barcenas: Villar Mir fue el principal beneficiado por obras del PP

 

Este tipo de actitudes de funcionarios públicos españoles emanados del Partido Popular son un juego de niños en comparación a las prácticas y cabilderos del poder que ha utilizado el mismo Villar Mir en México.

 

Basta sólo con mencionar el nombre de José Andrés de Oteyza, presidente de OHL México, quien como secretario de Patrimonio y Fomento Industrial en el gobierno de José López Portillo fue el artífice intelectual de la crisis generada en 1982 cuando cayeron los precios del petróleo a nivel mundial, aconsejándole al entonces presidente no bajar los precios de la mezcla mexicana causando un déficit público de funestas consecuencias para la economía nacional.

 

Desde el año 2002 que fue nombrado presidente del consejo de administración de OHL México, de Oteyza, ha disparado la adjudicación de contratos públicos para OHL, principalmente en el ramo de carreteras tanto para el gobierno federal, como para las entidades federativas, pero destaca en particular el Estado de México ya que desde la adjudicación del circuito exterior mexiquense cuando gobernaba Arturo Montiel dicha entidad y Peña Nieto era el secretario de administración, OHL se convirtió junto con HIGA de Juan Armando Hinojosa Cantú, en las constructoras consentidas del grupo de Atlacomulco.

 

En todas estas relaciones perversas se encuentran involucrados personajes de las más altas esferas tecnocráticas del poder, que en su momento fueron alumnos y discípulos del ex secretario de hacienda salinista Pedro Aspe, tal es el caso de Luis Videgaray, secretario de Hacienda del Gobierno Federal y por supuesto Emilio Lozoya Austin, ex consejero de OHL hasta octubre del 2012, hoy director general de Petróleos Mexicanos.

 

Las nuevas grabaciones que salieron a la luz pública que involucran al presidente de OHL México y sus tratos privilegiados con funcionarios del gobierno federal, ligado a los contratos alcanzados por esta empresa, vienen a confirmar el escandaloso tráfico de influencias que se ha venido dando para beneficiar a esta empresa en forma corrupta.

 

En uno de esos audios José Andrés de Oteyza presume haber obtenido un bono de 40 millones de pesos de OHL por los contratos que la filial de México ha obtenido como resultado de su trabajo como cabildero y traficante de influencias con funcionarios del gobierno federal. En una segunda conversación se escucha que Oteyza está esperando al director general de Petróleos Mexicanos y ex consejero de OHL, Emilio Lozoya, a las afueras de las oficinas centrales de Comisión Federal de Electricidad para posteriormente entrar a las instalaciones a una audiencia con el director general de CFE, Enrique Ochoa. La pregunta obligada es: ¿En qué papel acudió Lozoya a esa reunión? ¿Cómo representante de OHL o de PEMEX? Estos hechos sin duda alguna dan pie al inicio de una investigación por posibles actos de corrupción de este alto funcionario.

 

En el ejercicio de mis funciones como diputado federal siempre cuestione a Lozoya el hecho que nunca en la historia de PEMEX, OHL había obtenido un solo contrato con la petrolera. Sin embargo esto terminó con su llegada a la dirección general, a tan solo tres meses de dejar el consejo de administración de la firma española para incorporarse a Petróleos Mexicanos (en octubre del 2012)OHL obtuvo dos contratos por cerca de 170 millones de dólares en marzo del 2013.

 

Esto se lo recordé y se lo dije a Emilio Lozoya en mis diferentes intervenciones, tanto en la Comisión de Investigación de los Contratos Celebrados por Petróleos Mexicanos (Pemex), sus Empresas Subsidiarias y Filiales de 2006 a la fecha como en las reuniones de trabajo en la Comisión de Energía, dentro del marco del proceso de discusión de la reformas secundarias en materia energética el año pasado. De igual manera cuestione su conflicto de interés en este tema, su relación estrecha con OHL.

 

Siempre negó el conflicto de interés, no obstante el tiempo me dio la razón ya que con los audios hechos públicos esta semana se puede aseverar que desde el más alto nivel del gobierno federal existe una red de corrupción y tráfico de influencias de proporciones inimaginables a favor de contratistas privilegiados como OHL e Hinojosa, en el cual se negocian jugosos contratos con sus respectivas comisiones, tanto para ejecutivos de empresas como para servidores públicos. Por esas razones es claro que el Sistema Nacional Anticorrupción nació muerto.

 

@RicardoMeb



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información