El “mal humor social” ha ido en crecimiento desde el lunes pasado. Una vez más hemos sido víctimas del engaño y el fraude de nuestro gobierno federal que subió las gasolinas, el diésel y las tarifas eléctricas.

 

Desde la campaña que lo llevó a ser presidente, Peña Nieto insistía en que no volvería a haber un “gasolinazo” y a pesar de la reforma energética (que supuestamente serviría para bajar los precios tanto de los combustibles como de la electricidad) no sólo no la han podido bajar de precio sino que ha ido en aumento.

 

No sé si las reformas le quedaron grandes al gobierno. No sé si ya no les alcance para comprar sus “casas blancas”, lo que sí sé es que quien votó por Peña Nieto hoy no sólo se debe arrepentir por tener un Presidente corrupto sino que además se debe sentir ampliamente defraudado porque no estamos ni cerca de tener el “México en paz” que prometió para contrastarse con el gobierno de Felipe Calderón. De hecho en lo que va del sexenio hoy tenemos cifras mayores de muertos y de control del crimen organizado que incluso el peor mes de Calderón.

 

Quien votó por Peña creyendo que reduciría la pobreza hoy no sólo puede ver que hay 2 millones de pobres más sino que además intentó modificar los métodos para medir la pobreza buscando claramente engañarnos a todos.

 

Quienes votaron por Peña esperando el tren eléctrico en Jalisco, créditos para mujeres en la banca de desarrollo, escuelas dignas, el parque industrial y las carreteras en Chiapas, la cobertura total en educación superior, la red hospitalaria en Oaxaca, la construcción del Centro Nacional de Investigación y Certificación de Materiales Compuestos para la Industria Aeronáutica en Querétaro, el rescate del “Acapulco Tradicional”, las carreteras y autopistas en Veracruz y bueno… Prácticamente 240 de los 266 compromisos que presentó y firmó el entonces candidato, no sólo se deben sentir defraudados se deben sentir francamente tontos.

 

Su compromiso 37 fue una reforma energética para reducir el precio de la electricidad… Curiosamente sí hay reforma y la hay en los términos en que la planteó el mismo Peña, pero la electricidad está subiendo no bajando. Hizo 10 compromisos en Guanajuato y no ha cumplido ni uno, otro tanto en Yucatán y tampoco ni uno, igual con Tlaxcala, Chiapas, Jalisco, Veracruz, Colima, Michoacán, Tamaulipas y muchos estados más.

 

Peña Nieto llegó a la presidencia por una campaña que hoy podemos asegurar que ha sido un fraude total. De qué sirvió que firmara con notario e hicieran eventos con gran escándalo para presentar cada una de sus propuestas si de los 266 compromisos sólo ha cumplido 10 y si a eso le sumamos que no ha podido dar una respuesta a su “Casa Blanca” (porque pedir perdón y venderla quedándose el dinero no es justicia, es cinismo) y sobretodo no ha podido atender problemas que socialmente son muy sensibles como lo que ha pasado en Guerrero, Veracruz y Oaxaca, en donde el gobierno es presuntamente quien jaló el gatillo para matar ciudadanos y periodistas.

 

México ha sido engañado. Todos los mexicanos hemos sido engañados, no sólo los votaron por Peña Nieto. Espero que no vuelva a decir que siente la molestia de los mexicanos, porque más allá de sus empleados no veo quien se pueda sentir satisfecho con sus resultados.

 

@JulioCastilloL

@OpinionLSR



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información