Lo primero que viene a mi mente cuando hablo de libertad, es la capacidad que tenemos todas las personas para pensar, sentir  y actuar por cuenta propia,  según nuestra voluntad. 

 

El peor atentado contra la libertad, es cuando uno mismo renuncia a su propia capacidad de tomar decisiones. La libertad te lleva a la felicidad, aunque dicha libertad no sea absoluta.

 

La libertad es el valor supremo, por lo que no deberíamos interferir nunca en el ejercicio lícito de la libertad de una persona, como bien lo señaló Gandhi: No se nos otorgará la libertad externa más que en la medida exacta en que hayamos sabido, en un momento determinado, desarrollar nuestra libertad interna”.

 

La libertad es el único poder por el que vale la pena luchar, insistir a una persona que haga algo que no desea, es una forma de interferir en la libertad individual de otros. Es una forma de “secuestrar” la voluntad de alguien.

 

Actuar con libertad te lleva a ser justo, es el camino para tratar de la misma forma a todos los seres humanos, libertad no es otra cosa que derribar las barreras de la discriminación, del odio, del rencor, de toda forma de violencia con el firme propósito de construir nuevos mecanismos que ayuden a los seres humanos a progresar y ser justos, para convivir en paz. 

 

Justicia es dar a cada quien lo que le pertenece, y también implica tratar a cada individuo de manera justa e imparcial, de acuerdo con nuestras Leyes. Libertad y justicia son dos valores éticos que van de la mano con la paz.

 

Frente a los constantes conflictos, violencias, intolerancia en el mundo entero, como ciudadanos y ciudadanas de esta Capital tenemos la misión de trabajar por la paz, respetando los derechos y las libertades de los demás.

 

Libertad y justicia son los valores fundamentales para la construcción de la paz en cualquier nación. Convivir en paz y vivir en paz, significa que todos cooperemos para transformar los conflictos y las guerras; en diálogos de negociación y entendimiento mutuos.

 

Construyamos hechos reales de convivencia armónica desde nuestras casas, lugares de trabajo, escuela; respetemos los derechos de cada individuo y de la  sociedad en su conjunto, seamos tolerantes con todas las personas; seamos justos con los injustos, porque todo esto nos llevará a la paz.

 

Aprendamos que nuestra libertad está limitada, no tenemos una libertad total, y esos límites son los que norman nuestras vidas y nuestras acciones, no los destruyamos. Respetemos nuestras libertades y actuemos con justicia, para el bien de nuestra ciudad.

 

Flor de loto: Un himno de guerra fomenta la cultura de guerra, y un himno de paz, la cultura de paz.

 

@drarmandohdz 

@OpinionLSR

 

 



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información