En las pasadas semanas las campañas en 15 estados (contando las intermedias de Baja California, el Constituyente de la Ciudad de México y el municipio del Estado de México que tiene elección extraordinaria) han cubierto en prácticamente su totalidad el espectro noticioso pero hay tres temas que no han podido opacarse a pesar del ruido de las elecciones: la extradición de El Chapo, la crisis en Derechos Humanos que atravesamos en México y la falta de acuerdos para aprobar el Sistema Nacional Anticorrupción.

 

  • El Chapo ya no sólo es un tema, es un símbolo. Demuestra la debilidad de las instituciones de nuestro país y exhibe que la corrupción alcanza hasta las más altas esferas del poder. Su traslado a Ciudad Juárez fue inesperado y silencioso pero desde un inicio se percibían aires de extradición. Ahora que ya está anunciado que ese el objetivo no está de más decir que en mi opinión es lo mejor que pueden hacer… nuestro débil sistema penal y nuestro corrompido sistema de justica está más que evidenciado y que se escapara una tercera vez ya sonaría a broma o a película inverosímil.

 

  • La crisis de Derechos Humanos en nuestro país no sólo es tema aquí sino que ya llegó a prácticamente todo el mundo civilizado. La fosas que se siguen encontrando día con día, los desaparecidos, las policías y los gobiernos coludidos al servicio del crimen organizado, el autoritarismo y uso de la fuerza impune que muchos gobernadores ha elegido como método de gobierno y las grandes crisis como la de los estudiantes de la Normal Isidro Burgos así como la exoneración de todos los involucrados en la masacre de Tlatlaya nos han puesto en el concierto internacional como un país bananero y francamente peligroso para los visitantes. Los voceros como el GIEI, el padre Solalinde, Sicilia, los padres de los 43 estudiantes y muchos más, han encontrado eco a su dolor y a sus búsquedas en la prensa internacional antes que en la nacional, y no hay evidencia mayor de un país autoritario que aquel en donde las voces de dolor buscan ser apagadas antes que atender sus peticiones.

 

  • El caso del Sistema Nacional Anticorrupción también es una pena. Habrá periodo extraordinario para aprobarse pero se llevará a cabo después de las elecciones (o sea mucho después del plazo constitucional para su aprobación) y seguramente, debido a las declaraciones del PRI-Verde y a sus números en Congreso será un sistema bastante descafeinado; un sistema que no tomará en cuenta a las más de 600 mil personas que firmaron la solicitud “3 de 3”. Esperemos que el PRI se dé cuenta de que un buen Sistema Nacional Anticorrupción no es en contra de ellos o una “cacería de brujas dentro del PRI” (como ellos mismos han referido); es algo que beneficia a todos y puede hacer que se redistribuyan miles de millones de pesos que hoy nos cuesta la corrupción en todos los niveles.

 

Además de estos temas que no han podido apagarse a pesar del periodo electoral hay muchos otros que sí están en el olvido y deberían de seguir en la agenda, temas como: la devaluación del peso, la crisis económica que estamos viviendo, la quiebra de PEMEX, la desgracia y falta de profesionalismo al implementar la Reforma Educativa, la contaminación en la Ciudad de México (que por cierto sigue en aumento a pesar de las “súper medidas” que implementó Mancera) y desde luego, un tema que no debería de olvidarse en ningún momento porque en cualquier país civilizado derrocaría al gobierno: la Casa Blanca del Presidente.

 

@JulioCastilloL

@OpinionLSR



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información