La pobreza puede ser entendida como un nivel de bienestar que no ha sido alcanzado por las personas. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la pobreza extrema o indigencia se refiere a la situación en que no se dispone de los recursos que permitan satisfacer al menos las necesidades básicas de alimentación. Son pobres extremos aquellas personas que residen en hogares cuyos ingresos no alcanzan para adquirir una canasta básica de alimentos, así lo destinaran en su totalidad a dicho fin.

 

Pobreza total “es la situación en que los ingresos son inferiores al valor de una canasta básica de bienes y servicios, tanto alimentarios como no alimentarios”.

 

Una persona será pobre en relación con otras personas que viven dentro de su misma sociedad, lo que ha provocado que en las calles deambulen muertos vivientes, no muertos, (zombies). La pobreza es un virus que vive latente en el mundo entero, que ha infectado al ser humano en todo el planeta, lo que conlleva a vivir en un mundo con hambre, intranquilo, lejos de alcanzar la paz y el desarrollo económico y social de la humanidad.

 

En 2005, Honduras es el país en América Latina en donde más del 50 por ciento de su población vivía en situación de pobreza extrema, seguido de Bolivia quien registró un 35 por ciento en la misma situación, mientras que México registró un 10.5 por ciento en este rubro en 2004, conforme a las estadísticas proporcionadas por el Banco Mundial y la CEPAL.

 

Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) en 2010, la población total del Distrito Federal fue de 8’851,080 personas. En 2012, el 28.9 por ciento de la población se encontraba en pobreza y el 2.5 por ciento en pobreza extrema. Estos datos contrastan con los registrados en 2014.

 

Durante ese año el nivel de pobreza en la Ciudad de México fue de 28.4 por ciento y el nivel de pobreza extrema con relación a 2012, bajó a 1.7 por ciento.

 

Las cifras anteriores demuestran que la mejor vacuna contra este virus, es la ayuda mutua entre las diferentes sociedades y naciones, que vaya desde la salud hasta la transparencia y rendición de cuentas; desde la educación hasta el amor por nuestro país y por nuestra propia identidad; desde un trabajo bien remunerado hasta alargar la supervivencia de la humanidad, cumpliendo y respetando los Derechos Humanos.

 

Nada hará más feliz a un pueblo, que combatir el hambre y la pobreza.

 

Flor de loto: Las decisiones que tomamos reflejan el valor que le damos a las cosas.

 

Twitter: @drarmandohdz



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información