“Los güeros no tienen amigos tienen intereses…”

 

Jared Kushner es un joven de la denominada generación Millennials empresario y neopolítico estadounidense quien acaba de ser nombrado asesor del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump

 

Será -ya lo es- el hombre clave en la Casa Blanca, analistas dicen que tendrá más poder incluso que el Vicepresidente de aquel país; algunos lo consideran el CEO -Chief Executive Officer- del presidente Trump.

 

Probablemente sí.

 

Y es que Jared no sólo será su asesor sino que es casi su hijo - su yerno- ya que está casado con Ivanka Trump, han procreado tres hijos.

 

¿Estamos quizá ante un caso de nepotismo?

 

Sí y no, pero eso poco importa, y siempre hay una salida legal.

 

La normativa prohíbe-desde 1967-  a un “funcionario público” nombrar o promover a un familiar suyo —concepto en el que se incluye el de yerno— en la “agencia” que dirige. 

 

 Pero la ley tienen sus excepciones y el “hijo” de Trump podrá ser asesor sin ningún problema. Sus abogados aseguraron a la cadena NBC News que están ya trabajando para cumplir con todos los requisitos éticos que requiere asumir un puesto en la Casa Blanca, solamente tendrá que aclarar cómo se va a separar de sus intereses empresariales, que le llevaron entre otros a buscar un jugoso acuerdo comercial para una propiedad en Manhattan de su compañía con una empresa china poco después de la victoria electoral de su suegro, según informó The New York Times.

 

¿Quién es Jared?

 

Nació y creció en Livingston, Nueva Jersey (NJ) en 1981; es descendiente de sobrevivientes del Holocausto. Sus abuelos escaparon de Polonia durante la Segunda Guerra Mundial y llegaron a U en 1949; su padre Charles hizo su fortuna como magnate de bienes raíces en NJ: tiene dos hermanas y un hermano.

 

Es director desde hace 10 años de la inmobiliaria Kushner Companies; también es propietario de la editorial que publica  The New York Observer, empresa que uso para hacer posible la llegada de Donald a la presidencia de EU.

 

Hace dos años, en 2015, la revista Fortune lo nombró  en su lista 40 Under, ranking anual de los jóvenes más influyentes en los negocios, menores de 40 años.

 

También es propietario del edificio número 666 - ¿el numero dice algo?- de la Quinta Avenida, en Manhattan, Nueva York, a sólo tres cuadras del edificio de los Trump.

 

Hasta hace unos meses Jared tenía cero experiencia en la política y el mismo interés en ella, pero hoy está sentado en el centro del control del equipo de su yerno, Donald. Entró al juego político republicano formando parte del cuarto de guerra del  equipo de consejeros de Trump durante la campaña electoral, se ganó el puesto, hoy es considerable uno de los arquitectos de la campaña de medios de comunicación, sobre todo en el manejo de redes sociales.

 

Steve  Bertoni, editor asociado de la revista Forbes publicó este martes 10 de enero una entrevista que describe bien,  el texto no tiene desperdicio y se puede leer aquí https://goo.gl/0GY6hL

 

Bertoni lo describe de entrada investido en un traje gris de corte perfecto, sentado en un sofá de cuero marrón en su oficina impoluta, en la torre de su propiedad en Mahanhatan Nueva York.

 

¿Qué dicen de él?

 

Henry Kissinmger, ex secretario de Estado, dice que “Todos los presidentes que he conocido tienen a una o dos personas en quienes confían incondicionalmente”. Precisa que Jared “podría ser esa persona”, comparándolo casi casi con Karl Rove, quien fuera el principal asesor político del presidente George Bush, y quien le diera el triunfo al texano al revertir el ataque que sufrió en los medios, entre otros por el veterano, Dan Rather de ola CBS. (Véase La ética en los medios; credibilidad y responsabilidad social en  https://goo.gl/0NtBNU

 

Según Eric Schmidt, el ex CEO de Google, quien ayudó a diseñar el sistema de tecnología del equipo de campaña de Clinton dice que “fue (Jared) quien dirigió la campaña y lo hizo esencialmente sin recursos”.

 

Por su parte Peter Thiel, uno de los mayores inversores del ecosistema del Silicon Valley, que apoyó públicamente a Trump, dice que “es difícil exagerar y difícil resumir el papel de Jared en la campaña”, dice el multimillonario. “Si Trump fue el CEO, Jared era efectivamente el jefe de operaciones” (Forbes).

 

Su habilidad el manejo de las redes sociales en la campaña.

 

En efecto, Jared Kushner, hizo maravillas en la campaña sobre todo en las redes sociales. Nada del otro mundo fue exactamente lo que hizo el candidato Barak Obama en 2008. Cuando combinó muy bien las herramientas tecnológicas con el conocimiento de la política, y sobre todo el involucrar a la generación Millennials a la política. 

 

La clave del apoyo de Obama que martes 4 de noviembre de 2008 estuvo en la movilización de los jóvenes denominadas también cibermilitantes utilizaron masivamente sus redes, chats y foros de discusión y promoción en los espacios sociales más populares de internet.

 

Desgraciadamente Hilary Clinton no pudo hacer lo mismo ocho años después, aunque intentó imitar un par de estrategias de Obama. La mayor parte se apoyó en los medios tradicionales, y ahí perdió, claro que hubo otros factores como la guerra sucia y el involucramiento de Rusia, de eso hablaremos después.

 

En cambio el equipo de campaña de Trump -con Jared a la cabeza- profundizó en la confección de mensajes, la manipulación de los sentimientos y el machine learning (aprendizaje automático de las computadoras).

 

Lo que demostró la pasada elección de noviembre es que las campaña política tradicional simplemente ya no funcionan.

 

La reunión en Springfield, aquel l 9 de noviembre de 2015

 

El ascenso de Jared se dio poco a poco, se involucró de lleno después de ver a su suegro conquistar el Prairie Capital Convention Center en Springfield, Illinois.

 

Subraya el texto de Forbes que la presidencia se ganó “en el viaje de regreso después del evento de Springfield en noviembre pasado a bordo de su avión privado, un Boeing 757 conocido como el Trump Force One.” Agrega el reportaje que “mientras platicaban y comían hamburguesas de McDonald’s, Trump y Kushner hablaron de cómo el equipo de campaña usaba muy poco las redes sociales. El candidato, a su vez, le pidió a su yerno hacerse cargo de sus iniciativas de Facebook”.

 

Y así lo hizo.

 

Jared tuvo manga ancha y contacto agente que le ayudó, en el cómo utilizar el micro targeting de Facebook, ellos empatado con los mensajes simples y contundentes de Donald Trump, la estrategia funcionó, y ganaron los estados clave.

 

El yerno maravilla contrató discretamente a muchos expertos, uno de ellos en política fiscal “que aceptó unirse a nosotros bajo dos condiciones: No podíamos decirle a nadie que trabajó en la campaña, y cobraría el doble”. 

 

No sabemos quién fue ese genio que ganó el voto indeciso.

 

Ése es un gran mérito”, dice Schmidt, el multimillonario de Google. 

 

Su formación académica.

 

Kushner estudió en una preparatoria privada judía y luego se fue a Harvard a estudiar derecho. Posteriormente asistió a la Universidad de Nueva York por una maestría y un doctorado.

Críticos como Daniel Golden, autor de "El precio de las admisiones: cómo la clase dirigente de EU se compra el pase a universidades de élite”, dice que consiguió plaza en Harvard "pese a sus malas calificaciones”. Precisa que el año de la admisión de Kushner, de acuerdo al libro de Golden, el padre donó US$2,5 millones a la universidad junto con donaciones similares a Cornell y Princeton.

 

El caso de su padre, Charles.

 

Hace 10 años su padre Charles se fue a la cárcel condenado a dos años de prisión por evasión fiscal, hacer donaciones ilegales en campañas políticas y presionar a un testigo. Aquel testigo era el marido de su hermana Esther, a quien Kushner grabó manteniendo relaciones sexuales con una prostituta de lujo que él mismo había financiado.

Y el fiscal que llevó el caso Chris Christie, hoy gobernador de Nueva Jersey  y hombre cercano a Trump, y nombrado por Donald una vez elegido presidente, como jefe de su equipo de transición. 

 

Pero a Jared no le gustó ese nombramiento y recordando quizá lo que le hizo a su padre,  a los pocos días el ex fiscal estaba fuera del equipo de Trump. El caso ha sido calificado como una venganza de Jared, aunque él se lava las manos y dice a Forbes que:“hace seis meses el gobernador Christie y yo decidimos que esta elección era mucho más grande que cualquier diferencia que pudiéramos haber tenido en el pasado, y trabajamos muy bien juntos”, dice encogiéndose de hombros. 

 

Agrega “los medios han especulado sobre muchas cosas, y como yo no hablo con la prensa, publican lo que quieren, pero yo no estuve detrás de su salida ni de la de su gente”, subrayó.

Empero, la especulación estaba bien fundada.

 

Otro caso quizá de diferencia con Jared es el de Rudolph Giuliani III quien tuvo posicionamientos distintos por el caso del muro, sobre todo las declaraciones mediáticas. (Véase “Aquel miércoles negro de agosto” en LSR).

 

Su relación con Ivanka

 

Un dato curioso de Jared es que no sólo enamoró a Ivanka Trump con quien tiene 3 hijos sino que ella se convirtió al judaísmo, por lo que los nietos de Trump son judíos.

 

El joven Jared le tiene una fe ciega a su suegro  y lo defiende de todos sus críticos; le dice a Forbes que “sólo sé que muchas de las cosas con las que las personas tratan de atacarlo simplemente no son ciertas o son exageraciones”.

 

Precisa que conoce el carácter de Trump “Yo sé quién es, y yo, obviamente, no lo habría soportado si pensara lo contrario. Si el país le da la oportunidad, descubrirá que no tolera la retórica ni el comportamiento de odio”.

 

¿Y sobre sus afiliación políticas, en donde se ubica?

 

Se define a sí mismo así: “Aún está por determinarse. No he tomado una decisión. Las cosas aún están evolucionando. Hay algunos aspectos de la Convención Demócrata que no me llegan, y hay algunos aspectos del Partido Republicano que tampoco lo hacen”.

Por ultimo su relación con Videgaray.

 

¿Es casual el nombramiento de Luis Videgaray en la Secretaría de Relaciones Exteriores?

 

En política nada es casual.

 

Hoy se reconfirma que Jared fue quien concretó la visita de Trump el pasado mes de agosto a México, y lo hizo a través de Luís Videgaray.

 

Raymundo Riva Palacio fue el primero en escribir l 2 de septiembre en su columna Estrictamente Personal en El Financiero  como fue el encuentro con EPN y Trump. “La idea de la visita (de Trump) surgió de una instrucción del presidente –cuando volaba con (Luis) Videgaray y (Claudia) Ruiz Massieu, de Washington, tras su encuentro con Obama, a Chile, para la XI Cumbre de la Alianza del Pacífico en julio pasado.

 

“La orden de Peña Nieto fue un llamado a la acción para Videgaray, quien trabajó un acercamiento con Trump a través del jefe de la Oficina de la Presidencia, Francisco Guzmán.”·.

El Times dijo que la visita a México fue analizada por Trump en agosto, que fue cuando su yerno entró en contacto con la cancillería mexicana. 

 

La versión es que un amigo mutuo los presentó y de ahí resultó aquel encuentro Trump-Peña Nieto del martes 31 de agosto.

 

La mañana del martes10 de enero, Carlos Loret entrevistó -durante más de media hora- en el programa Despierta a Luis Videgaray, y éste le precisó que su relación con Kushner se forjó en el mundo de las finanzas a través de diversas amistades de Wall Street. “Es un hombre muy competente del que yo tengo una opinión muy favorable”, dijo el canciller. 

 

Le preguntó Loret, si había sido felicitado por Donald Trump por su nuevo nombramiento.

 

-¡No!, respondió el canciller.

-¿Y Jared?-, le inquirió Loret

 

La respuesta fue afirmativa, le dijo a Loret que recibió una felicitación telefónica, y quedaron de verse después del 20 de enero…

 

Eso sí rechazó que Trump haya influido en el gobierno de EPN para designarlo como nuevo Canciller, aunque sí admitió que el magnate fue "extraordinariamente amable" con él a través de sus redes sociales.

 

-¿México pagará por el muro?, cuestionó Loret de Mola.

 

''¡Claro que no!'', respondió categórico Videgaray, advirtió que tampoco se reembolsará el dinero que el presidente electo de los EU ha asegurado que se invertirá, en primera instancia, para su construcción.

 

¿Entonces Jared es amigo de México?

 

No., los gringos no tienen amigos sólo intereses, aunque debemos decir que es bueno que los funcionarios de México y EU se conozcan y se lleven bien-

 

Jorge Castañeda pudo ser Canciller por su excelente relación con el secretario de Estado de Bush, hijo.

 

Por cierto la idea de ser amigo de México la tuvo el ex fiscal es evidente ver aquella gorra con la leyenda de "Hagamos que México sea grande también”.

 

Pero las cosas cambiaron, Giuliani ya no está tan cerca de Trump.

 

PD. Esta vez coincido con Luis Videgaray sobre el tema del Muro. México no lo pagará e incluso creo que no sea construirá. Recomiendo leer el editorial del periódico The Washington Post: Mexico will pay for that wall . . . eventually?

 

@fredalvarez

@OpinionLSR


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información