Cuando inició la administración presidencial de Enrique Peña Nieto el gobierno federal pretendió esconder el tema de la violencia e inseguridad de la agenda pública.

 

Después de seis años de la guerra fallida de Felipe Calderón contra la delincuencia, de decenas de miles de muertos y desaparecidos la apuesta del nuevo gobierno fue restarle prioridad al tema en el discurso presidencial, incluso en Plan Nacional de Desarrollo una de las metas nacionales fue contar con un México en Paz.

 

Lo que el gobierno buscaba era dar un giro a la retórica de la guerra contra las drogas por la de impulsar un México en paz, de igual manera eliminó de la administración pública federal a la Secretaría de Seguridad Pública y trasladó nuevamente las funciones de esta dependencia a la robustecida Secretaría de Gobernación.

 

Pues bien esos propósitos presidenciales han fracasado y el tema de la violencia no sólo no ha disminuido, sino que incluso en agosto pasado se presentó el mes más violento del sexenio con 2,147 homicidios dolosos, superando también en este rubro a julio, que había sido el más violento con 2,096 víctimas de ese delito.

 

Uno de los indicadores que definió en el Plan Nacional de Desarrollo del actual gobierno para ubicar las tasas de victimización fue laEncuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública ENVIPE, del INEGI, estudio queofrece información referente al nivel de victimización y delincuencia, denuncia del delito, características de las víctimas de delito, los delitos y los daños causados, percepción sobre la inseguridad, desempeño institucional y la caracterización de los delitos en los hogares.

 

Esa encuesta permite "generar información a nivel nacional, por entidad federativa y áreas metropolitanas seleccionadas sobre el fenómeno de la victimización delictiva..., así como la percepción social... respecto de la seguridad pública y el desempeño de las autoridades".

 

Además de las cifras de los delitos derivadas de las averiguaciones previas y/o carpetas de investigación, la encuesta directamente pregunta a los ciudadanos sobre la inseguridad que viven ellos y sus familias, sí han sufrido algún delito y que tan seguros se sienten.

 

La ENVIPE, estima que en 2015 se denunció el 10.5% del total de los delitos, y para los cuales el Ministerio Público inició Averiguación Previa o Carpeta de Investigación en 59.6% de los casos.

 

Durante 2015 se inició averiguación previa en el 6.3% del total de los delitos. Lo anterior, representa un 93.7% de delitos donde NO hubo denuncia o NO se inició averiguación previa lo cual es sumamente grave. La ENVIPE estima que en el 2015 hubieron 23.3 millones de víctimas de delitos mayores de 18 años.

 

Los delitos cometidos en mayor medida fueron el robo o asalto en la calle o en el transporte público, la extorsión y el fraude.

 

Con relación a la percepción de inseguridad el 72.4 por ciento considera que vivir en su entidad federativa es inseguro y el 66.7 por ciento de la población considera que las policías preventivas municipales son corruptas.

 

El gobierno de Peña Nieto por el camino que va podría superar en más homicidios dolosos y desaparecidos al de Calderón Hinojosa, por lo pronto la población se siente insegura, molesta y con cuerpos policíacos corruptos en sus municipios. Muy lejos de la meta de lograr un México en paz.

 

@RicardoMeb

@OpinionLSR

 

También te recomendamos:

Ayotzinapa: Dos años de impunidad

Trump y Zerón: la debacle de la credibilidad

> Lee más sobre el autor


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información