El Instituto Nacional Electoral (antes IFE) sigue siendo controlado por consejeros que responden a intereses partidistas, salvo un par de ellos que tienen su propio criterio. Esta institución que absolvió al PRI del financiamiento ilegal de la campaña presidencial (Caso Monex), del rebase de topes de gastos de campaña y que validó la figura del prorrateo (PRIrateo en realidad) para justificar lo injustificable: Los grandes gastos de la campaña presidencial del actual presidente de México, es la misma que sin pruebas y por consigna sanciona a Movimiento Ciudadano y a mi persona por el supuesto descuido en el manejo del padrón electoral, instrumento al que por ley tienen acceso todos los partidos políticos y que el partido naranja siempre ha manejado con pulcritud, tan es así que nunca se le ha castigado por su manejo y nunca, como otros partidos, se le ha probado que lo emplee para fines distintos a los de la ley.

 

En el caso de Movimiento Ciudadano para sancionarnos se basaron en el dicho de cinco empleados del Registro Federal de Electores, quienes le narraron una supuesta inspección de dos datos del padrón electoral (el padrón incluye casi mil millones de datos) en la página buscardatos.com de dos de ellos mismos, a un supuesto dictaminador jurídico y sin ningún peritaje externo, ni ninguna prueba idónea determinaron que ese padrón correspondía a unos discos que le entregaron a Movimiento Ciudadano y por ende fijaron una sanción estratosférica al partido.

 

Esos discos nunca se le requirieron al partido, ni estaba obligado a entregarlos, sin embargo de manera dolosa y falaz la Comisión de Quejas del INE sostenía dogmáticamente que se habían perdido para sancionarnos. No obstante, cuando en la sesión del Consejo General del pasado 19 de febrero se exhibieron los 43 discos, el presidente del INE, Lorenzo Córdova, en forma por demás molesta insistió en que esa sanción arbitraria se impondría de todas maneras.

 

Dicen en la resolución que no hay uso indebido del padrón, que no hay dolo en la conducta de Movimiento Ciudadano, que no está acreditado ningún lucro, pero sin ningún elemento y de manera dolosa y dogmática afirman que se cuidó mal el citado instrumento. Es una resolución aberrante que trata de estrangular financieramente al partido y que viola mis derechos humanos.

 

Movimiento Ciudadano ha venido creciendo sostenidamente lo mismo en Jalisco que en Guerrero, en Nuevo León que en Morelos, Baja California, Colima, entre otros estados, y supera el seis por ciento de la votación nacional.

 

Pareciera que buscan frenar su ascenso con esta multa draconiana y aberrante, al mismo tiempo que exhiben la saña con la que han querido afectarme para cobrarme facturas por mi posición crítica frente a los partidos del Pacto por México y el propio INE en temas como el caso Monex o el hecho de que vote en contra de los actuales consejeros y del reparto por cuotas partidistas del Consejo General del INE.

 

Esta resolución revela la actitud facciosa en especial de dos de las integrantes de la Comisión de Quejas cercanas al PRI y proclives al partido verde, y de un Consejero vinculado al PRD que con gran hostilidad hacia Movimiento Ciudadano ha pretendido afectarlo. Incluso de la Comisión de Quejas filtraron el expediente de manera tramposa para que con mentiras se emprendieran campañas de guerra sucia contra Movimiento Ciudadano y mi persona con calumnias, frente a la pasividad y el aliento del INE que nunca desmintió el tema.

 

Esta actitud del INE agravia a Movimiento Ciudadano, violó mis derechos humanos y genera un daño moral a la institución y a mi persona. Acudiremos a los tribunales para revocar la resolución y para que se nos repare este daño.

 

El INE ha perdido totalmente su carácter ciudadano y se conforma por una estructura, desde el Consejo General hasta el Registro Federal de Electores o la Unidad de Fiscalización, en la que, salvo contadas y destacadas excepciones, actúan más como una cofradía que se protege, se exculpa entre ellos, y defienden como un solo cuerpo sus intereses aunque en ello afecten a la democracia, cometan injusticias o validen arbitrariedades electorales.

 

En el caso señalado jamás el INE emprendió la localización e investigación de quienes controlan buscardatos.com (página que sigue en el ciberespacio) ni realizó ninguna investigación con el propio personal del Registro Federal de Electores, quienes son los responsables del padrón electoral. Al contrario permitió que empleados del propio Registro fungieran como juez y parte, y a la empresa que tenía al padrón no la tocó ni con el pétalo de un requerimiento.

 

Revisemos el doble rasero con que actúa el INE (antes IFE). El IFE "sancionó" en 2009 al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) por difundir propaganda disfrazada en 397 spots de la revista TV y Novelas (de Televisa), 172 de la publicación Vértigo (de Grupo Editorial Diez, pero vinculada con Tv Azteca) y en 23 ocasiones en "Un gancho al corazón”.

 

El Consejo General del entonces Instituto Federal Electoral (IFE) emitió la resolución CG461/2009 en la que determinó sancionar a los partidos por la adquisición de tiempo en radio y televisión, aunque los deslindó de contratar directamente los promocionales.

 

El 25 de enero de 2012, el Consejo General determinó sancionar al PVEM por una multa de 194 millones de pesos, por el uso indebido de espacios en los medios de comunicación y rebasar el tope de gastos de campaña en 2008 y 2009.

 

La sanción era la tercera más alta en la historia del órgano electoral después del denominado Pemexgate, que alcanzó los mil millones de pesos, y el caso Amigos de Fox, de alrededor de 500 millones.

 

Sin embargo, tiempo después  por fallas en la integración de la resolución el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEJF) revocó el acuerdo del IFE que impuso la multa.

 

En los tres días previos a las pasadas elecciones, el PVEM volvió a causar polémica luego de que en esa etapa de veda electoral -cuando partidos y candidatos tienen prohibido hacer proselitismo-, actores, actrices, cantantes y futbolistas enviaron mensajes de redes sociales en los que llamaron a votar por el Verde, sin que recibieran sanción alguna pues esta falta a las leyes electorales les fue disculpada en días recientes, justificando las infracciones legales como “libertad de expresión”.

 

Por último, valdría la pena recordar que en el caso Monex se absolvió al PRI, a pesar de que existían pruebas en su contra, acreditando que con ayuda de tarjetas de valor monetario dicho partido compró la voluntad ciudadana.

 

Desde las presidenciales de 2006, el PVEM se ha aliado con el PRI. Tras los comicios del año 2012, dicha coalición ha sido clave para que el partido del presidente Enrique Peña Nieto, en apoyo también de los diputados del Partido Nueva Alianza (Panal), lograra la mayoría simple en la Cámara baja. Dicha fórmula se repitió en 2015, bajo la complicidad del IFE-INE, que ha limpiado el camino de corruptelas de ambos institutos políticos.

 

Es ahora el propio INE, quien desde el 2009 perdona la comisión de delitos electorales del PRI, PAN y del PVEM, es el mismo que ahora impone una multa de 76 millones de pesos al partido Movimiento Ciudadano.

 

Los propios consejeros electorales han dicho en su investigación que no existió delito, que no hay dolo, que no hay nada que vincule a la institución política con la empresa que publicó los datos del padrón en internet y no existe un nexo causal que acredite que el partido Movimiento Ciudadano es responsable de la filtración.

 

Por un caso similar, el Partido Acción Nacional recibió una multa de 379 mil pesos, 200 veces menor, cuando en su caso sí se comprobó el uso indebido del padrón, lo que no ha sucedido en el caso de Movimiento Ciudadano.

 

En todo caso, esta sanción parece más una vendetta por parte de algunos consejeros electorales, que un ejercicio de impartición de justicia, lo que no podría ser si para llevarlo a cabo se violentan principios electorales básicos.

 

Movimiento Ciudadano votó en contra del reparto por cuotas partidistas del Consejo General, y esos consejeros impuestos que responden a banderas de partidos específicos, salvo dos de ellos, son quienes hoy nos sancionan injustamente.

 

El partido y mi persona acudiremos a los tribunales y saldremos adelante, pero nuevamente es preocupante que el instituto responsable de la legalidad electoral en el país, esté dispuesto a cobrar las cuentas pendientes de los partidos de derecha que por años han causado estragos al país y a su gente, es grave que sean un ariete del viejo régimen para afectar a un partido limpio y en ascenso, y a quienes somos firmes opositores al régimen que tanto ha afectado al país. Seguiremos adelante.

 

@RicardoMeb



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información