El día lunes 28 de noviembre del presente año, se dio a conocer la Encuesta Nacional de Victimización de Empresas (ENVE) 2016[1], elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la cual muestra cifras reales e incluso cita delitos que han sufrido empresas en México.

 

“La Encuesta Nacional de Victimización de Empresas 2016 (ENVE), ofrece información referente a nivel nacional de victimización y delincuencia que afecta a las unidades económicas, denuncia del delito; característica de las víctimas de delito, los delitos y los daños causados; percepción sobre la inseguridad y desempeño institucional”.

 

Dicha Encuesta señala que: “se estima que 35.5% de las Unidades Económicas del país fue víctima de algún delito durante 2015, mientras que en 2013 lo fue el 33.6 por ciento”.  “De acuerdo con los resultados de la ENVE, 61% de las Unidades Económicas del Gran Sector Comercio fue víctima del delito, 59.9% de las Medianas, 49.9% de las Pequeñas y 34.7 de las Micros durante 2015”.

 

“El costo promedio del delito por unidad económica en 2015 fue de 57,779 pesos mientras que en 2013 fue de 55,738 pesos. En las Unidades Económicas Grandes se presentó una reducción de 22.8% al pasar de 1.8 millones de pesos; por su parte, las Unidades Económicas Pequeñas registraron un incremento de 43.9% respecto de 2013, al pasar de 158 mil a casi 228 mil pesos por unidad económica”.  

 

“La ´Cifra Negra´ de los delitos ocurridos durante 2015 al sector privado asciende a 90.3%, en los cuales NO hubo denuncia o NO se inició averiguación previa o carpeta de investigación. Esta cifra resulta ser estadísticamente superior al 88.1% estimado para 2013. De igual forma, se ha incrementado en las unidades económicas comerciales al pasar de 86.9% a 89.9% de 2013 a 2015, así como en las pequeñas y medianas, en donde pasó de 80.8% a 84.9%, y de 68.4% a 73.7% respectivamente”.

 

“En 2016, el 79.2% de las Unidades Económicas manifiesta que la entidad federativa en la que operan es insegura, cifra estadísticamente equivalente al 70% estimado para 2014”.

 

“El 84.7% de las unidades económicas manifiesta que la Marina desempeña un trabajo muy efectivo o algo efectivo, seguida del Ejercito con 82.2 por ciento. En contraste, esta cifra llega a 35.5% para la Policía de Tránsito, mientras que para la Policía Preventiva Municipal esta percepción es del 38.5 por ciento”.

 

“La ENVE estima 1.6 millones de unidades víctimas, lo cual representa una tasa de 3,548 víctimas por cada diez mil unidades económicas durante 2015. El delito con mayor prevalencia delictiva fue el Robo hormiga con una tasa de 1,352”.

 

La presente Encuesta señala, que en Guerrero los dos delitos más frecuentes, son, en primer término, la extorsión, y en segundo lugar el fraude. El delito de extorsión es uno de los que más se cometen en nuestro país y el primero en Guerrero (donde se ha convertido en toda una epidemia), aún cuando este no sea denunciado, sin embargo dicha conducta delictiva no se considera grave, lo que genera que muchos delincuentes continúen cometiendo dicho ilícito.

 

Se debe recordar que en diversas ocasiones empresarios  y comerciantes de Chilpancingo, Zihuatanejo y Acapulco, entre otros municipios de Guerrero, han denunciado diversas amenazas y extorsiones por parte de los grupos delincuenciales, así como en diversas ocasiones han solicitado ayuda tanto del Gobierno del Estado como de la Federación, para brindarles seguridad, creciendo la desesperación en este importante sector productivo.

 

Los grupos delincuenciales han perpetrado recurrentemente el delito de extorsión en contra de empresarios, comerciantes, profesionistas y todo aquel que genere una actividad económica, constituyéndose en un impuesto criminal.

 

Esta situación delictiva se ha agudizado por la impunidad y por las nuevas circunstancias del sistema acusatorio penal y el artículo 19 constitucional que no incluyen, entre aquellos ilícitos que ameritan prisión preventiva oficiosa este delito, ello ha dado pie a que los delincuentes que son detenidos por extorsionar enfrenten el proceso penal en libertad, convirtiéndose en una amenaza para las víctimas y desalentando la presentación de denuncias por temor e impotencia.

 

Urge brindar seguridad a los empresarios y los trabajadores de sus empresas que han sido amenazados por la delincuencia, para efecto de que puedan desarrollar su actividad empresarial de la mejor manera posible. El país está perdiendo en su actividad económica por la delincuencia y la sociedad vive en un temor permanente.

 

@RicardoMeb

@OpinionLSR

 

> Lee más sobre el autor

 

[1] Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), Encuesta Nacional de Victimización de Empresas (ENVE) 2016, Boletín de prensa número 515/16,[en línea], México, [citado 29-11-2016], formato pdf, Disponible en Internet: http://www.inegi.org.mx/saladeprensa/boletines/2016/especiales/especiales2016_11_09.pdf

 

 


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información