El riesgo concreto de que el PRI pueda sufrir derrotas con un alcance mayor al previsto en las elecciones estatales del próximo domingo, ha introducido focos de tensión, dentro y fuera de ese partido. En ese panorama, en las horas recientes han surgido indicios de un golpe de timón en la estrategia sostenida durante los meses recientes por el Institucional, sus aliados y la administración Peña Nieto.

 

De último momento parecen perfilarse, entre otros, acuerdos cupulares para que el impulso del PRI se debilite en Sonora, lo que permitiría el triunfo del PAN en esta entidad, y en cambio concentrar su operación en Querétaro para lograr una ventaja frente al abanderado de Acción Nacional.

 

Desde luego, ello ha atraído una apenas soterrada rebelión en el priísmo sonorense, encabezado por su imagen más fuerte, Manlio Fabio Beltrones,  quien cuenta con ganar en Sonora con la beltronista Claudia Pavlovich, por sobre el panista Javier Gándara. De ello puede depender el futuro político del actual líder parlamentario, al que se la atribuye distanciamiento con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

 

A una semana escasa de los comicios del domingo próximo, persisten alertas para el partido  Institucional en la mayor parte de los nueve estados en donde habrá elecciones para nuevo gobernador. De esos nueve, el PRI es gobierno en seis, pero corre el riesgo de una derrota en al menos cinco (Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí,  Michoacán y Colima) y luce ventaja cómoda sólo en uno (Campeche). Un  revés de esta dimensión le representaría una pésima señal con rumbo a la renovación de gubernaturas en 2016 (12, de las que PRI controla hoy  nueve), antesala para la sucesión presidencial del 2018.

 

Los principales factores de ruptura en los actuales equilibrios se generan en Querétaro, donde de ser hoy las elecciones, el priísta Roberto Loyola sería superado por el panista Francisco Domínguez. Y en Nuevo León, donde la aspirante priísta Ivonne Álvarez sería derrotada por el candidato independiente Jaime Rodríguez El Bronco, quien ha mostrado no sólo arrastre popular sino que parece haber pactado ya con actores clave del empresariado estatal.

 

El PRI corre el peligro también de una derrota en otros estados menos relevantes por su peso económico y político: San Luis Potosí y Colima, ambos frente a candidatos del PAN, mientras que en Michoacán puede caer hasta un tercer sitio pues la disputa final parece estar siendo entre Silvano Aureoles, del PRD y Luisa María Calderón, del PAN.

 

Hasta ahora la estrategia del PRI parecía no tener en alto aprecio el resultado de las urnas en Guerrero, donde el candidato tricolor Héctor Astudillo y la del PRD,  Beatriz Mojica, aparecen técnicamente empatados en las encuestas, con una ventaja marginal que se alterna para cada uno de ellos. En este caso la incertidumbre se agudiza porque ninguna casa encuestadora ha logrado levantar estudios en todo el estado por las condiciones de inseguridad, lo que aumenta las reservas sobre las proyecciones existentes.

 

De acuerdo con fuentes cercanas al PRI, un panorama desalentador en otras entidades puede hacer que el Institucional refuerce su operación electoral estos últimos días en Guerrero, y alcanzar un triunfo con las uñas, a fin de contar con un balance más presentable la noche del domingo.

 

Esta determinación sin embargo, llevaría al PRI a demoler los puentes de comunicación establecidos con la dirigencia del PRD, lo que hasta ahora ha permitido que ningún abanderado del sol azteca en los estados con fuerte presencia del PAN decline en favor de Acción Nacional, lo que en automático daría a éste una ventaja decisiva.

 

Atrás de todo este escenario hay señales de una guerra intestina entre figuras relevantes del PRI, una pugna anticipada por espacios de control. Una historia de traiciones y venganzas que bien vale la pena ir desentrañando a la luz de los resultados electorales del ya muy cercano día 7. No vivirá mucho quien no lo vea.

 

robertorock@lasillarota.com

 

 



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información