Ser diferente a los demás significa pensar y comunicarnos de manera distinta a como lo hace el resto de la gente. Generalmente, los individuos regimos nuestra conducta por las pautas o ideales que nos marca la sociedad, respecto a cómo debemos vivir, cómo debemos comportarnos; e incluso qué tipo de personalidad debemos tener.

 

Resulta paradójico que esas diferencias en vestir, sentir, actuar y pensar de distinta manera a las demás personas, en ocasiones nos hagan sentir mal, en lugar de hacernos sentir bien, de sentirnos orgullos de ser distintos.

 

La humanidad ha vivido grandes e importantes descubrimientos y grandes cambios que son el producto de aquellas personas que eran y son diferentes a la mayoría;ser diferente no es un problema, no es una enfermedad, no debería ser un factor negativopara que una persona sea rechazada por otra o por un grupo de personas.

 

La falta de consideración y respeto a las diferencias, es causa de la intolerancia y de toda forma de violencia social, y también ha sido una constante en la humanidad.  

 

En lo personal, de niño prefería quedarme solo que salir a jugar futbol, o practicar algún deporte, como lo hacían mis compañeros de la escuela; y cuando quería hablar con otros niños de mi edad, sus conversaciones me parecían aburridas.

 

Estar rodeado de gente siempre me causó ansiedad y estrés, hasta la fecha no me gusta celebrar mi cumpleaños con fiestas; o eventos sociales y no me gustan las conversaciones largas.

 

Vivir en un mundo en donde estas diferencias te hacen ser tratado como el “raro de la escuela, de la oficina, de la casa”, en fin, del círculo en el que te desenvuelves, es lo que ha definido mi vida hasta la fecha y lo que me ha obligado a adaptarme a la sociedad, y no que los demás se adapten a mí.

 

Recientemente, fui diagnosticado con la condición de Asperger, considerado como un trastorno del espectro autista y ahora entiendo de manera integral las características específicas de mi personalidad y de mi relación con el mundo, ahora entiendo por qué puedo llegar a ser tan sistemático en algunos aspectos de mi vida, o por qué me siento incómodo en eventos sociales.

 

Ser Asperger es una condición de ser, sentir y ver de diferente manera el mundo que te rodea, no es un problema, no es una enfermedad. Por ello, la inclusión social, laboral y educativa de las personas Asperger debe basarse en una filosofía y un sistema amigable que permita adaptar en las instituciones, políticas incluyentes, como se impulsa desde el Tribunal Electoral del Distrito Federal, en donde el próximo 25 de abril, el Lic. Leonardo Farfán, hablará sobre “El lenguaje de la inclusión”, un tema que busca visibilizar la condición de Asperger, que es una condición “invisible” a la sociedad, porque se vive “desde adentro” para que no se note por “fuera”, y evitar así el rechazo y la exclusión social en una sociedad que frecuentemente intolera a la diferencia e irrespeta la otredad, vulnerando con violencia de todo tipo, el derecho a ser diferente.

 

Flor de loto: Estar bien es una decisión que debemos tomar permanentemente.

 

@drarmandohdz

@OpinionLSR



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información