De acuerdo con lo que establece el Artículo 34 Constitucional, son ciudadanos mexicanos los varones y mujeres que, teniendo la calidad de mexicanos, reúnan, además los siguientes requisitos: I. Haber cumplido 18 años y II. Tener un modo honesto de vivir.

 

Como ciudadanos mexicanos tenemos el derecho político de votar y ser votados para todos los cargos de elección popular, según el Artículo 35 Constitucional fracción I y II, teniendo las calidades que establezca la ley. Esos derechos políticos se adquieren al tener la mayoría de edad, además de contar con la condición de ciudadanos, que es lo que nos permite participar en los asuntos públicos del país.

 

El ejercicio de estos derechos se ha puesto en debate en especial en la Ciudad de México, donde desde hace tiempo se ha propuesto reducir la edad para que los jóvenes puedan votar a los 16 años de edad.

 

Sin embargo, para poder reducir la edad para votar en la Ciudad de México se requiere una reforma a la Constitución Federal que se pueda aplicar a nivel nacional o bien, que faculte a la Asamblea Constituyente o al Congreso local disminuir la edad.

 

De lo contrario se estaría violentando lo establecido por la Constitución Federal.

 

La Constitución Federal establece diferentes edades para ser votado, es decir: gobernador del Estado entre 21 y 30 años; Diputado Federal 21; Senador 25 años y para Presidente de la República Mexicana 35 y Jefe de Gobierno 30 años.

 

Toda vez que reducir la edad para votar a los 16 años en la Ciudad de México, resultaría inconstitucional, creo que el debate debería centrarse en la reducción de la edad para ser votado. Esto sí sería posible y válido.

 

Con acciones de ese tipo, tal vez los jóvenes podrían sentirse más representados y poder ejercer en mayor porcentaje su participación en las urnas, que debería ser el primer elemento que se debería tener en cuenta, previo a simplemente querer reducir la edad mínima para poder votar.

 

Hoy en día, atender las demandas de los jóvenes es una preocupación constante en las sociedades democráticas actuales.La juventud debe ser analizada desde los diferentes ámbitos: el demográfico, social, cultural, económico, etc., y no circunscribirse sólo a la edad.

 

Para poder gobernar mejor, siempre es necesario escuchar la voz de los jóvenes ya que representan un gran sector de la sociedad heterogéneo con nuevas propuestas e ideas propias, que pueden impulsar grandes cambios en el México de hoy.

 

Flor de loto: Ya sembré la idea en mi mente. Ahora, a cultivarla y hacer que florezca.

 

Twitter: @drarmandohdz 

@OpinionLSR

 

También te recomendamos:

Delimitación del marco geográfico de los Pueblos originarios de la Ciudad de México

Justicia electoral abierta

> Lee más sobre el autor



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información