Zanahorias y garrote... el estilo personal 

 

La anunciada decisión de la empresa de aparatos de aire acondicionado Carrier de mantener en Indiana alrededor de la mitad de los empleos que habría enviado a México pone de manifiesto el "estilo personal" de alicientes y amenazas que usará un presidente Donald Trump para cumplir sus promesas electorales.

 

De acuerdo con la información conocida ahora, Trump y el Vicepresidente electo Mike Pence, aún gobernador de Indiana, ofrecieron una mezcla de incentivos y amenazas para convencer a la empresa United Technologies (UTX), matriz de Carrier, de mantener su producción en el estado.

 

Al cambiar su producción a México, United Technologies buscaba ahorros que ahora, luego de la negociación con Trump, se dieron por enterados de que esos ahorros no compensarían el pleito con el gobierno estadounidense, incluso sus consecuencias para otros de sus negocios.

 

De hecho, parecería que al menos en espíritu, Trump habría usado el peso económico del gobierno estadounidense y sus enormes adquisiciones de equipo, especialmente para su aparato militar, para poner presión en United Technologies, que entre otras cosas vende motores apara aviones a reacción: de hecho fabrica los motores "Pratt & Whitney".

 

De acuerdo con The New York Times, un diez por ciento de los 56 mil millones de dólares en ingresos de UTX proviene de sus contratos con el gobierno, con el Departamento de Defensa como su principal cliente.

 

Esa política de "zanahorias y garrote" puede ser importante para el proyecto de Trump, pero en términos reales difícilmente alterará las tendencias económicas que han afectado la que fuera la región industrial de los Estados Unidos, conocida hace décadas como el "cinturón del óxido".

 

De acuerdo con Justin Wolfers, un profesor de economía en la Universidad de Michigan, "todo empresario inteligente amenazará ahora con mover empleos a México, y exigir un pago para quedarse. Gran política económica".

 

Pero sea como sea, la cuestión de Carrier podría ser vista como un triunfo para Trump. La fórmula puede ser funcional en el corto plazo, y eso es todo lo que requieren Trump y Pence. Imagen. 

 

Es una señal a México y otros socios comerciales de que puede y quiere hacer lo que propuso en la campaña y su estilo de negociar. De hecho, hace dos semanas anunció que había logrado que la empresa Ford no enviara fuera del país la producción de un vehículo que de todas formas la compañía no planeaba hacer. 

 

Pero la imagen funciona, sobre todo en términos de juego político y los "éxitos" son sin duda una herramienta importante en la negociación comercial.

 

La idea de reducir impuestos, incrementar el gasto público, no es nueva. De hecho la puso en práctica Ronald Reagan entre 1980 y 1988 y sus consecuencias aún se sienten, se reflejan de hecho en el tamaño de la deuda pública estadounidense.

 

El hecho es que el anuncio esperado el jueves es algo que hace parecer que cumple sus promesas. Y ese es un gambito importante en cualquier negociación. 

 

@OpinionLSR


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información