Trump: la ventaja de las obsesiones

 

La idea de que la "obsesión" de la prensa es responsable del ascenso político del ahora virtual candidato presidencial republicano Donald Trump fue apoyada por un estudio del Centro Shorenstein Sobre los Medios, la Política y la Política Pública de la Universidad de Harvard.

Que Trump es una criatura de los medios es indudable, pero el reporte documenta lo que era una opinión empírica.

 

"Los reporteros son atraídos a lo nuevo, lo inusual, lo sensacional, lo extraordinario, el tipo de material que puede lograr y mantener el interés de una audiencia. Trump llena ese interés como ningún otro candidato en la memoria reciente".

 

"Aún cuando sus rivales republicanos dejaban la carrera, los periodistas parecían incapaces de olvidar las posibilidades presentadas por la candidatura de Trump", destacó el informe elaborado por Thomas Patterson, profesor de Gobierno y Prensa.

 

El reporte destacó la "fascinación" de los medios con Trump, "que empezó en 2015 y llegó a la fase primaria" y se tradujo de hecho en que se convirtiera en la figura dominante del ciclo de elecciones primarias.

 

Más aún, "la obsesión con Trump durante las primarias significó que la carrera republicana obtuvo mayor cobertura que la demócrata, aún cuando (ésta) duró cinco semanas más", precisó Patterson.

 

Y 67 por ciento de la cobertura de prensa fue dedicada a los republicanos, en especial a Trump, y 37 por ciento a los demócratas, aún después de terminadas las primarias de su partido.

 

De hecho, algunas estimaciones afirman que la "obsesión" con Trump fue tal que los medios le obsequiaron con el equivalente de dos mil millones de dólares en publicidad gratuita.

 

El reporte condena en buena medida lo que consideró con el enfoque de "carrera de caballos" que usa la prensa estadounidense para la cobertura de la fase de elecciones primarias -o sea selección de candidatos- de la campaña presidencial, que en ese sentido se enfoca más sobre las posibilidades de victoria que sobre sus posiciones políticas.

 

De acuerdo con una estadística elaborada para el informe, el 56 por ciento de la información fue dedicada a lo que definió como "el juego de competencia", mientras un 33 por ciento fue dedicado a procedimientos de campaña y solamente un once por ciento a lo que calificó como "cobertura sustantiva".

 

Más aún, hubo diferencias notables en el tono de la información: mientras el dedicado a Trump fue que su campaña logró "más que lo esperado", el dedicado a la demócrata Hillary Rodham Clinton hacía énfasis en que no estaba tan bien como se presagiaba.

 

Las "obsesiones" sin embargo parecen hoy posibilidades de convertirse en realidades. 

 

@OpinionLSR



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información