Se ha encontrado que la falta de sueño se asocia con una serie de efectos negativos en nuestras relaciones y para nuestra salud, además tiene una influencia en el estado de ánimo, así como en el éxito en la escuela y en el mercado de trabajo.

 

El ritmo acelerado y demandante de las jornadas laborales, ha influido sustancialmente en el patrón de sueño, además de ciertos hábitos insanos en la vida cotidiana, como el exceso de tiempo que pasamos en el celular.

 

Esto puede derivar en efectos adversos al bienestar, la productividad e incluso convertirse en un potencial problema financiero para los sistemas de salud.

 

Para los Estados Unidos, una cultura codependiente a la cafeína, el internet, mantenerse al día y levantarse temprano, tiene pérdidas para su economía de hasta 411 mil millones en productividad anualmente.

 

En México no hay una cuantificación exacta en términos económicos sobre las consecuencias de dormir poco, pero el 46% de los líderes en recursos humanos afirman que el agotamiento es la principal causa de rotación de personal. http://bit.ly/2mDq0nU

 

Nuestro país encabeza la lista de los empleados que trabajan más horas, con un promedio de 2237 horas laboradas al año, mientras que el promedio de la OCDE es de mil 700 horas. http://bit.ly/1O1CIyS

 

Según la Encuesta de Salud aplicada a 400 empresas por la agencia Aon, el 50% de los accidentes laborales se relacionan con alteraciones de sueño.

 

En adición, los problemas de salud más frecuentes entre los trabajadores mexicanos son la fatiga visual, el dolor de espalda, la obesidad, los malestares gastrointestinales, el agotamiento, el síndrome de fatiga crónica y el estrés. http://bit.ly/2ml5DtD

 

En este sentido, diferentes estudios señalan que una mala calidad de sueño está ligada a enfermedades cardiovasculares, diabetes e incluso cáncer, y la carga económica que representa para una persona enferma genera aún más ansiedad.

 

Para una persona con diabetes, los costos oscilan entre 2 mil 500 y 5 mil pesos mensuales, y otras enfermedades pueden llegar a representar un gasto de más de la mitad del salario.

 

De acuerdo con el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, la prevalencia de conductas que perjudican el sueño, especialmente entre los adultos, es considerado un tema de salud pública.

 

Por esta razón, recomiendan que los niños de 5 a 10 años duerman de 10 a 11 horas, los adolescentes de 10 a 17 años de 8.5 a 9.5 horas, y los adultos, de 7 a 9 horas. http://bit.ly/2n8E6eF

 

Se ha concluido que la privación de sueño reduce la capacidad de asimilar conocimientos hasta en un 40%, la reducción de los reflejos; e incluso empobrece nuestras relaciones personales, así lo refiere el centro de investigación Rand Corporation. http://bit.ly/2gF4YTk

 

¿Cómo sobrevivir a una sociedad 24/7? Es una cuestión de políticas y sostenibilidad, donde la productividad esté a la par de sus programas de cuidado de la salud, para crear una cultura de autocuidado y la responsabilidad por parte de los empleadores de generar nuevos modelos de administración del tiempo entre vida personal-trabajo-sueño.

 

@OpinionLSR

*Si deseas recibir mis columnas en tu correo electrónico, te puedes suscribir a mi lista en el siguiente vínculo: http://eepurl.com/Ufj3n

 

> Lee más sobre el autor


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información