Procurador de Trump, en riesgo por ligas con rusos; afirman que mintió

Se reveló que el ahora fiscal general de Donald Trump, Jeff Sessions, sostuvo reuniones con el embajador ruso y no lo declaró ante el Congreso

NOTIMEX 02/03/2017 07:00 a.m.

Procurador de Trump, en riesgo por ligas con rusos; afirman que mintióNoticias Internacionales.

LEE TAMBIÉN

Yerno de Trump comparecerá por el escándalo de espionaje ruso

Jared Kushner se reunió con el embajador ruso y el presidente de un banco público controlado por el Kremlin


El escándalo del espionaje ruso, que habría contribuido a ganar la presidencia de Estados Unidos a Donald Trump, se avivó otra vez tras la revelación de que el ahora fiscal general, Jeff Sessions, sostuvo reuniones con el embajador ruso.

 

Esta nueva relación pone el foco de atención en los supuestos nexos que tuvieron personalidades cercanas a Trump durante su pasada campaña electoral con fuentes de inteligencias rusas para atacar a la aspirante demócrata Hillary Clinton.

 

Diarios como The New York Times, The Washington Post y Politico.com destacan la información.

El NYT afirma que en los últimos días de la administración Obama, algunos funcionarios de la Casa Blanca se esforzaron por difundir información sobre los esfuerzos rusos para socavar las elecciones presidenciales y sobre posibles contactos entre los asociados del presidente electo Donald J. Trump y los rusos en todo el gobierno. Ex funcionarios estadunidenses dicen que tenían dos objetivos: asegurar que tal intromisión no se duplique en futuras elecciones americanas o europeas, y dejar una pista clara de inteligencia para los investigadores del gobierno.

Aliados estadounidenses, entre ellos los británicos y los holandeses, habían proporcionado información que describía las reuniones en ciudades europeas entre funcionarios rusos y otros cercanos del presidente ruso Vladimir V. Putin, con asociados del presidente electo Trump, según tres ex funcionarios estadounidenses que solicitaron Anonimato en la discusión de la inteligencia clasificada.

El Washington Post afirma que ello podría empujar la creación de una fiscalía especial para investigar la influencia de Rusia en las elecciones de Estados Unidos.

Sessions (senador con licencia republicano) habló dos veces el año pasado con el embajador de Rusia en Estados Unidos, de acuerdo con funcionarios del Departamento de Justicia. Encuentros que no reveló cuando se le preguntó sobre posibles contactos entre miembros de la campaña del Presidente Trump y representantes de Moscú durante la audiencia de confirmación en el Congreso para convertirse en fiscal general.

Una de las reuniones fue una conversación privada entre Sessions y el embajador de Rusia, Sergey Kislyak, que tuvo lugar en septiembre en la oficina del senador, por los tiempos de lo que dijeron los funcionarios de inteligencia de Estados Unidos tomó fuerza una campaña cibernética rusa para superar la carrera presidencial de Estados Unidos.

Como fiscal general, Sessions supervisa al Departamento de Justicia y al FBI, instancias que lideran las investigaciones sobre la intromisión rusa y cualquier vínculo con los asociados de Trump. Hasta ahora, el fiscal ha resistido los llamados a recusarse.

Al respecto, la líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nacy Pelosi, exigió la dimisión de Sessions tras las revelaciones.

Sessions dijo que se apartará de la indagatoria “cuando sea adecuado”.

"No me reuní con ningún funcionario en ningún momento para hablar de temas electorales", dijo. "Estas informaciones son increíbles y falsas. Y no tengo nada más que decir al respecto", añadió Sessions.

El primer afectado directamente por el caso ruso fue de Michael Flynn, el asesor de Seguridad Nacional del gobierno de Trump, quien renunció luego de que saliera a la luz que engañó a funcionarios de la administración con relación a sus contactos con el embajador ruso en Estados Unidos, Sergei Kislyak.

 

La caída del general abrió una crisis que se agudizó al descubrirse a los pocos días que otros miembros del equipo de campaña de Trump habían entrado en un sospechoso juego de contactos con agentes de inteligencia rusos.

La posibilidad, no demostrada, de que el ciberataque ruso se hubiese efectuado con conocimiento del equipo del multimillonario ha abierto las puertas del pánico en la Casa Blanca.

 

Trump lo ha negado y ha desatado una guerra sin cuartel contra los medios que lideran las investigaciones: The Washington Post y The New York Times, a quienes ha llegado a acusar de “enemigos del pueblo”.

 

La líder demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, pidió al fiscal general que renuncie después de que el Washington Post informó que no reveló dos reuniones que tuvo con el embajador de Rusia antes de que Trump fuera presidente.

 

Citando a funcionarios del Departamento de Justicia, el Post dijo que Sessions habló dos veces el año pasado con el embajador de Rusia mientras él todavía era un senador de Estados Unidos.

 

Sessions no reveló los encuentros cuando se le preguntó durante su audiencia de confirmación para convertirse en procurador general sobre posibles contactos entre la campaña de Trump y funcionarios rusos, sostuvo el diario.

 

Pelosi también pidió una investigación independiente y bipartidista sobre los posibles lazos de Trump con los rusos.

 

En un comunicado publicado en Twitter por su portavoz Sarah Isgur Flores, Sessions afirmó que nunca había discutido los detalles de la campaña con ningún funcionario ruso. "No tengo ni idea de qué es esta acusación, es falsa".

 

En diciembre pasado, Estados Unidos aplicó duras sanciones contra Rusia, a cuyo gobierno acusa de haber intervenido en las elecciones presidenciales orquestando ataques informáticos que dañaron la campaña de Clinton, para favorecer a Trump.

 

La Casa Blanca sancionó a cinco entidades y seis individuos por ciberespionaje, reveló sus identidades y ordenó también la salida del país de 35 agentes de inteligencia y sus familias adscritos a la embajada de Washington y del Consulado de Los Ángeles.

 

Estados Unidos empezó a señalar a Rusia como responsable del hackeo en octubre pasado mediante un comunicado de la Dirección Nacional de Inteligencia, que engloba a las 17 agencias de espionaje y del Departamento de Seguridad Interior.

 

En febrero pasado, un buque de espionaje ruso fue descubierto patrullando la costa este de Estados Unidos, afirmaron funcionarios estadunidenses.

 

Según Fox News, el buque espía ruso estaba a 70 millas de la costa de Delaware, rumbo al norte a 10 nudos, lo que significa que el barco estaba en aguas internacionales, pero cerca de Estados Unidos, afirmó el miembro del gobierno consultado.

 

kach

 

 

 


LEE TAMBIÉN

¿Por qué es vital la visa H1B para empleados de Silicon Valley?

Este tipo de visas se otorga a profesionistas extranjeros altamente calificados para que trabajen en Estados Unidos en áreas relacionadas a sus habilidades profesionales





Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información