Olvidan a feligreses en Ecatepec; sufren para salir

Apenas han pasado unos minutos de que el papa Francisco partió de El Caracol, y de pronto este municipio mexiquense ha vuelto a ser el mismo de antes.

PARIS ALEJANDRO SALAZAR Y AGUSTÍN VELASCO 14/02/2016 07:10 p.m.

Olvidan a feligreses en Ecatepec; sufren para salir

CIUDAD DE MÉXICO (La Silla Rota).- Ecatepec se ha quedado sin policías, la desorganización se apoderó de las avenidas, de los cruceros, del transporte y de los servicios, si es que estos existen.

 

Apenas han pasado unos minutos de que el papa Francisco partió del predio El Caracol, donde ofició una misa para –según versiones oficiales– 300 mil personas y de pronto este municipio mexiquense ha vuelto a ser el mismo de antes.

 

No hay agentes que controlen el tráfico, ni que pongan orden o cuiden la integridad de los feligreses que han tenido que ocupar el arroyo vehicular porque en las banquetas ya no caben; y pensar que antes de la llegada del jerarca católico se veía un policía bien uniformado cada cinco metros.

 

Tampoco hay ambulancias, ni unidades de protección civil que puedan orientar, a los asistentes a la misa, la salida más próxima a su destino ni que ayuden a quienes se han extraviado a encontrar a sus familiares.

 

Ante esta ausencia los ciudadanos han ocupado servicios de sonido privados para vocear que “aquí está Pedrito de Aguascalientes, si nos escucha su mamá por favor acérquese al sonido”; “aquí está la señora Anita, tiene 80 años y es de Nezahualcóyotl”; “a la familia de la señora Lorenza, los está esperando en la esquina de los bomberos”.

 

Antes de la llegada del Papa las ambulancias, camiones de bomberos y demás servicios estaban formados por hileras en el estacionamiento del centro comercial Las Américas, por donde -por cierto- pasó el líder de la iglesia católica en su papamóvil.

 

Y mucho menos están esos servidores públicos de chaleco rojo con la leyenda “Estoy para ayudarte”, que se veían por docenas en cada esquina antes del paso de Jorge Bergoglio.

 

Ahora, a diferencia de hace unas horas, para salir de Las Américas, tampoco hay transporte público y entonces los peregrinos deben caminar hasta tres kilómetros para hallar la estación del Mexibús más cerca, pero es imposible porque ha sido abarrotada y el servicio se ha rebasado.

 

Y peor aún, sólo está en servicio una de las dos líneas que tiene correspondencia en este punto de Ecatepec, la que lleva al metro Ciudad Azteca. La otra, la que tiene ruta a Coacalco está cerrada sin un motivo o explicación a la vista. 

 

Ante la alta demanda el vigilante de la estación 1 de mayo pide paciencia a cambio de un servicio que es gratuito, pero que no se da abasto para sacar a los ríos de gente que han llegado a escuchar al Papa argentino.

 

Los peregrinos regresan cargando sus cobijas y su fe, preguntando por un taxi que los pueda llevar sin cobrarles hasta 500 pesos por un tramo que normalmente es de 100 pesos.

 

Ecatepec ha vuelto a ser el mismo. De los balcones de las casas en Las Américas cuelgan mantas que advierten a los vecinos del robo de casas-habitación que están a la orden del día.

 

Y en El Salado, la colonia del municipio de San Salvador Atenco a espaldas del predio El Caracol se ha vuelto a empanizar de polvo de esa tierra corrosiva que dejaron los años de presencia de una empresa dedicada a la producción de sosa.

 

En sus calles polvorosas se volverán a ver los botes de PVC con las que se drogan los muchachos, como Jesús y su amiga que lo acompaña sentada en una de las esquinas y quien no puede pronunciar su nombre porque el enervante que aspira le han matado las neuronas que antes le permitían hablar.

 

Mientras en otras calles, las pocas que tiene pavimentadas, la basura recuerda la presencia del santo padre, ese que dijo este mediodía que la vanidad y el orgullo son antivalores. Banderitas pisoteadas por todos lados y bolsas de basura rebosan las jardineras.

 

Pero ha sido un día de fiesta, la historia recordará que aquí estuvo, el domingo 14 de febrero de 2016, el Papa Francisco.

 

maaz


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información