CULTURA

Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas

María Fernanda Piñeyro Aceves vence obstáculos y su obra pictórica sorprende en Alemania

JOSÉ GUADERRAMA 28/04/2017 03:53 p.m.

Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas
Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas
Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas
Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas
Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas
Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas
Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas
Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas
Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas
Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas
Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas
Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas
Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas
Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas
Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas
Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas
Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas
Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas
Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas
Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas
Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas
Una mexicana brilla en Berlín entre acuarelas


Es mexicana, vive en Berlín y brilla con luz propia. María Fernanda Piñeyro Aceves enfrentó una serie de obstáculos al llegar a Alemania, pero a base de esfuerzo y tesón capturó los momentos difíciles y la luz posterior en acuarelas.

En entrevista con La Silla Rota, nos cuenta cómo abandonó su trabajo como profesora en México; “Vacié mi casa, abracé con todas mis fuerzas a mi familia y me llené de valor con todo el cariño que me expresó la gente que me quiere al despedirme. Llegué a Alemania el 23 de septiembre de 2015, con dos maletas y una visa de turista”.

Enseguida empezaron los problemas, no tenía permiso de trabajo, tampoco un lugar propio para vivir, su nivel de alemán era insuficiente para inscribirse en la universidad y los estudios realizados en México no le eran reconocidos.

“Lo liberador de renunciar a todo es que ya no te queda nada más que perder y es entonces cuando puedes intentarlo todo; ir detrás de tus sueños más insensatos y poéticos, esos en los que uno creyó durante la adolescencia y que parecen salidos de una novela.

“He dibujado desde que tengo memoria, a los 15 años expuse mi primer cuadro en la Casa de la Cultura de Coyoacán, donde participé en varios talleres. Pinté toda mi juventud y aunque al momento de elegir una carrera no decidí dedicarme a las Artes Plásticas como profesión, siguieron siendo siempre una de mis grandes pasiones”.

Al llegar a Berlín y no tener "ocupaciones formales" volvió a pintar con mucha intensidad. Sobre el primer otoño amarillo y rojo que presenciaba en su vida, sobre la soledad de la gente mayor que veía, sobre la felicidad escondida en las cosas pequeñas, sobre el consumismo, sobre el respeto por la vida, sobre la guerra... sobre temas muy diversos que al final pertenecían a uno de dos ejes: se referían a situaciones que le preocupaban o a escenas que le hacían sentir alegría.

“Durante el primer año, tuve que realizar muchos trámites para regularizar mi situación legal en el país. Entre tantas visitas a oficinas de gobierno, me enteré  que en los recintos oficiales se organizaban exposiciones de pintura por convocatoria, como parte de los eventos culturales de la ciudad. Envié fotos de los óleos que había realizado en México desde hace diez años y de las acuarelas que estaba pintando ahora en Berlín. Un mes después recibí la noticia de que mis obras habían sido seleccionadas con posibilidad para una exposición colectiva o individual. Semanas más tarde se me confirmó que estaba agendada para presentar en el Rathaus Hohen Neuendorf una exposición individual de entre 25 a 30 obras que estaría abierta al público de febrero a mayo de 2017”, relata.

“Pinté entre ocho y diez horas al día durante varios meses en el 2016. De ahí en adelante todo fueron sorpresas para mí: la exposición fue inaugurada por el alcalde de la ciudad, Steffen Apelt; a través del Rathaus me contactaron  periódicos alemanes (Oranienburger Generalanzeiger, MAZ, Nordbahn Nachrichten) para que les hablara de mis obras; la Embajada de México en Alemania también le dio difusión a la exposición cuando ya estaba montada; el 16 de febrero aparecí en la portada del Märkische Allgemeine Zeitung y hace poco recibí un nuevo ofrecimiento para presentar otra exposición en junio, ahora en el sector privado”, dice María Fernanda.

LA EXPOSICIÓN

La exposición que está expuesta en el Rathaus Hohen Neuendorf se compone de tres series de acuarelas.

La primera, "Sonrisas y Preocupaciones", de la cual toma la exposición su nombre, "Lächeln und Sorgen",  se conforma por diez obras, en su mayoría retratos. Algunos pretenden capturar la alegría y belleza de los  instantes cotidianos; mientras que otros representan situaciones tristes o crudas de nuestra época. El segundo grupo de acuarelas corresponde a la serie "Mujeres aladas", la cual comencé hace más de 10 años en México. En la exposición se presentan cinco de estas figuras femeninas de  que pertenecen al mundo de la fantasía. La tercer serie, "Manifestaciones de lo ausente", está compuesta por un conjunto de 10 acuarelas de corte abstracto. Todas las obras están a la venta y el 25% de lo recaudado será donado a la ONG SOS-Kinderdorf International.

“Mis motivaciones para pintar son: atrapar la belleza de la vida cotidiana, o mi apreciación subjetiva de ésta; materializar y compartir con los demás los mundos de fantasía que habitan en cada uno de nosotros; e invitar al espectador a reflexionar sobre situaciones frente a las cuales solemos pasar de largo en el día a día. Para mí la pintura, como la literatura u otras artes, es una ventana a otras vidas y a otros mundos, a veces reales a veces fantásticos. Creo que cuando nos detenemos un segundo frente a esas ventanas podemos entrar en la vida o el mundo de otras personas, lo cual enriquece nuestra experiencia humana y nos hace descubrir cosas nuevas no sólo sobre los demás, sino también sobre nosotros mismos.

María Fernanda dice que ver cómo funcionan las cosas en Alemania, o en Suiza, donde vivió unos meses, le hizo sentir una inmensa esperanza, al constatar que sí es posible tener una clase política razonablemente eficiente y recta que busque del bienestar de sus ciudadanos.

“Justo ahí también noté un contraste de actitudes a nivel ciudadano y vi cuánta participación, rectitud y cultura cívica nos falta también a nosotros en el día a día para que las cosas puedan mejorar en México. Por otra parte, vivir en Europa me permitió valorar muchísimas cosas buenas de nuestro país y de nuestra forma de ser, a nivel humano: nuestra calidez, nuestra capacidad de adaptación, lo fuertes que somos para vivir en un territorio tan políticamente inhóspito, con tanta inseguridad en las calles e incertidumbre en lo económico y laboral; con tanta desprotección en cuanto a temas de salud y desempleo; y a pesar de todo eso, los mexicanos sabemos reír. Yo creo en la educación y en el arte como factores de cambio y es mi deseo regresar en un tiempo a México para seguir trabajando desde esas trincheras”.

María Fernanda Piñeyro Aceves, nacida en 1987 en la Ciudad de México, cursó la Licenciatura en Lengua y Literaturas Modernas Francesas con especialidad en Crítica Literaria en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

La exposición se encuentra en el museo Rathaus Hohen Neuendorf, en Oranienburger Str. 2, 16540 Hohen Neuendorf, Alemania.

 


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información