'Policías tiraron balazos y la gente se encabronó' en Nogales

El próximo domingo se convoca nuevamente a una movilización en la franja fronteriza, en Nogales, en contra de la alza a la gasolina

Por Marlene Valero 11/01/2017 09:20 a.m.

Policías tiraron balazos y la gente se encabronó en NogalesNoticias de los Estados.

SONORA (La Silla Rota).- “Sacaron una escopeta y empezaron a tirar balazos al cielo, la raza se encabronó más con los estatales (policías) y se defendieron con piedras”, cuenta a La Silla Rota uno de los testigos de los hechos violentos del pasado domingo en la ciudad fronteriza de Nogales, en Sonora.

 

Josué Zazueta, padre de familia y empleado de una fábrica, decidió salir a las calles para manifestar su molestia por los aumentos de la gasolina, que ocasionará incrementos en productos y afectará a su familia.

 

Como parte de las protestas que se han presentado en todos los rincones de México, en este municipio, que colinda con el estado de Arizona, en Estados Unidos, los ciudadanos inconformes, tenían más de seis días instalados en las vías del tren, para impedir el paso del ferrocarril que transporta productos al país vecino y viceversa.

 

Los manifestantes, acamparon día y noche desde el martes 3 de enero. Pero, fue el pasado domingo, a las 3:00 de la madrugada, cuando elementos de la Policía Federal (PF), así como la Estatal de Seguridad Pública (PESP), los desalojaron violentamente.

 

En este operativo se llevaron a dos personas detenidas, Jorge Hernández y Francisco Cervantes, quienes fueron  trasladados a la ciudad de Hermosillo por los elementos policiacos.

 

Ante este panorama y el descontento social, los nogalenses se congregaron nuevamente en las vías del tren, así como en la garita estadounidense Dennis De Concini, para bloquear el paso a los viajeros.

 

Alrededor de las 12:00 de mediodía de ese domingo, ya había cientos de ciudadanos para manifestar su descontento por el gasolinazo, así como para exigir la liberación de los compañeros detenidos.

 

“Ya se había reunido mucha gente en la línea y estaban muy encabronados. Queríamos que liberaran a los compañeros que se llevaron. Llegó el alcalde a querer apaciguarnos, pero no pudo”, señaló Josué Zazueta.

 

El alcalde Cuauhtémoc Galindo Delgado, intentó calmar a los ciudadanos, pero en cambio, recibió insultos y groserías. Aún así, dos líderes del movimiento, entraron a Palacio Municipal a buscar diálogo.

 

Horas después, cerca de las 3:00 de la tarde, más personas se habían reunido en ese punto, exactamente en la frontera con Estados Unidos, donde se encuentra la garita de cruce, la Agencia Aduanal y el cruce del tren transfronterizo, operado por Ferromex, filial de Grupo México.

 

Una fila de más de 40 elementos de la PESP se colocaron en las inmediaciones de las agencias aduanales, con todo el equipo anti motín: escudos, toletes, cascos y…armas.

 

Grupos de “cholos” se infiltran

Más de 40 jóvenes que rondaban entre los 16 y 30 años de edad, llegaron al lugar donde se encontraba la conglomeración de personas.

 

Algunos portaban pañuelos en el rostro y máscaras que les cubrían la cara. Incluso, se les podría ver en sus ropas, un arma de fuego.

 

“Legaron como un grupo de 40. Ellos mismos se denominaron ‘Los Cholos’. Tenían la cara tapada con pañuelos y máscaras”, detalló el joven Edgar Villegas, quien se encontraba ahí para apoyar el movimiento contra el gasolinazo.

 

En eso, uno de los elementos que se encontraba formado, saca una escopeta y dispara tiros al aire. El cielo retumba, las aves vuelan despavoridas y la trifulca comienza.

 

“Escuchamos los disparos y eso hizo enojar a todos. ¿Por qué estaban disparando, si había niños también? En Bogotá los policías no hacen eso, las marchas son totalmente pacíficas”, manifestó Damián Hodgers.

 

El estudiante nogalense, que viven en Colombia desde hace un año, regresó a México para pasar las fiestas decembrinas con su familia y se encontró con esta situación.

 

A pesar de que la mayoría de los manifestantes se encontraban en son de paz, sí había quienes respondieron a los balazos con piedras hacia los policías.

Pero en especial, eran los jóvenes ‘cholos’, quienes lanzaba más rocas y movían los bloques de concreto que se utilizan para dividir los carriles en la garita de Nogales, Arizona.

 

“Había gente del movimiento pacífico, pero también había cholos haciendo sus desmanes. Ellos tiraban piedras, golpeaban carros y les quebraban los vidrios”, remarcó Edgar Villegas.

 

Después de 40 minutos de la ‘batalla campal”, los policías se dieron cuenta que era más débiles en cantidad y las municiones estaban por agotarse, por lo que se retiraron del lugar.

 

Subieron a sus patrullas y desde estas unidades, detonaron balazos hacia el cielo, por las calles de Nogales, en la ‘Puerta México’.

 

De acuerdo con el secretario de Seguridad, Adolfo García Morales, las municiones eran de salva y no de pólvora; sin embargo, de acuerdo con los testigos entrevistados por La Silla Rota, también se usaron las armas de fuego.

 

Llega la calma… por unos momentos

Una vez que los elementos de la PESP se retiraron del lugar, la situación se calmó. Algunas personas también se fueron de ahí;  los ‘cholos’ abandonaron la línea fronteriza; y los ciudadanos regresaron a las vías del tren, para continuar con el bloqueo.

 

Los manifestantes pacíficos, montaron nuevamente el campamento para impedir el paso al ferrocarril, donde conversaban de manera tranquila. No había rastros ya, de lo que había sucedido horas antes.

 

Pero, alrededor de las 8:00 de la noche, la banda de jóvenes con aspecto pandillero, regresó. Trataron de incitar nuevamente al desorden, pero los activistas rechazaron participar.

 

Eso no detuvo a los ‘cholos’, ya que se acercaron a las patrullas de los agentes aduanales y les quebraron vidrios y lanzaron nuevamente piedras. También vandalizaron el ferrocarril que se encontraba detenido.

 

Subieron a las astas de la emblemática Plaza de la Bandera, que se encuentra a unos metros de la línea con Estados Unidos. Bajaron las banderas mexicanas y las quemaron.

 

Quebraron vidrios de locales y abrieron puertas de negocios, más retirados del lugar donde estaban los manifestantes. Ahí, acudieron elementos de la policía municipal, quienes lograron aprehender a tres jóvenes.

 

Nogales despierta contra gasolinazo

“A mí me dio gusto que Nogales se levantara y protestara. Siempre escuchamos las noticias que en otras partes, pero aquí nunca pasa algo así. Vengo de ver las marchas de miles de gentes por la paz y qué bueno que los mexicanos están despertando”, afirmó Damián Hodgers.

 

Además, el estudiante de la Pontificia Universidad Javeriana,  mencionó que al contrario de lo que sucede en Bogotá, la policía no tira balas al aire, ni contra los ciudadanos, ya que se respetan más los movimientos.

 

Tampoco, durante el primer año que ha vivido ahí, ha escuchado o visto que los manifestantes realicen saqueos a comercios o se vandalicen automóviles.

 

 “Yo me uní a las protestas porque está cabrón lo del gasolinazo. Todo va a subir y nos va afectar. Yo no gano mucho en la fábrica donde trabajo y tengo dos hijas. Por eso salí a las calles y que bueno que Nogales despertara”, expresó Josué Zazueta.

 

El próximo domingo se convoca nuevamente a una movilización en la franja fronteriza, en Nogales, en contra de la alza a la gasolina y combustibles, como parte del movimiento nacional.

 

kach


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información