Cinco violaciones al protocolo en las exhumaciones en Jojutla

Los 64 cuerpos inhumados que hasta ahora se han encontrado, presentan fallas según un análisis al documento regulatorio para estos procesos

Por Héctor Raúl González 17/04/2017 09:48 p.m.

 Cinco violaciones al protocolo en las exhumaciones en Jojutla
CUERNAVACA (La Silla Rota).- En la exhumación de cuerpos de las fosas irregulares del panteón municipal de Jojutla, Morelos que inició el 21 de marzo pasado, autoridades estatales y federales violaron en reiteradas ocasiones el Protocolo para el Tratamiento e Identificación Forense de la Procuraduría General de la República (PGR).  Los trabajos duraron una semana, hasta el domingo 26, y reiniciaron actividades hasta el 2 de abril, para suspender cinco días más tarde.
 
Los trabajos de inhumación de hasta ahora 64 cuerpos, de un número total aún indefinido, ha presentado fallas según un análisis al documento regulatorio para estos procesos. 
 
El próximo lunes peritos y especialistas  continuarán con las actividades en esta fosa común que por petición de organizaciones sociales fue reabierta ya que la inhumación de cuerpos fue irregular, alejada de protocolos de bases de datos para cotejar con información de personas que buscan a sus desaparecidos, entre otras irregularidades.
 
 
Violaciones al Protocolo para el Tratamiento e Identificación Forense de la PGR: 
 
1.-  Uso de maquinaria pesada
 
Dentro de las Consideraciones Generales del Protocolo, dentro de los Pasos Generales  se establece que en una fosa en la que son encontrados cadáveres la capa superior de tierra podrá ser retirada con maquinaría pesada, pero solo los primeros 50 centímetros.
 
Al encontrar los cuerpos el uso de maquinaria pesada debe ser suspendida y a partir de ahí los peritos solo podrán utilizar herramientas finas, que no incluyen siquiera  picos y palas.
 
“Al ubicar el nivel de los restos humanos, la excavación continúa con equipo fino, brochas y cucharillas de “albañil”, espátulas, recogedores, entre otros”, se lee en el protocolo.
 
Sin embargo, en las fosas de Jojutla, la maquinaría pesada se ha utilizado de forma permanente, incluso ha desgarrado cadáveres.
 
“Eso es justo lo que nosotros estamos peleando porque la retroexcavadora no solo escarbó los 50 centímetros que indica el protocolo, sino que aún ahorita ya con la profundidad que tiene siguen maniobrando con ella, por eso es que se trajeron las extremidades de un cuerpo, siguen usando las herramientas pesadas, como es una barreta, un pico, ellos siguen utilizando esas herramientas a la profundidad que ya están”, dijo al respecto  Tranquilina Hernández Lagunas, madre de Mireya Montiel, desaparecida en 2013 en Morelos.
 
2.- Exploración con binomios caninos
 
El protocolo también establece que antes del inicio de los trabajos de exhumación se debe realizar una exploración en las inmediaciones de la fosa, que incluye el uso de binomios caninos.
 
“Efectuar la búsqueda de indicios, elementos materiales probatorios relacionados con la investigación, a través de los protocolos establecidos, así como de los métodos y técnicas de búsqueda recomendados por la investigación criminalística, de acuerdo al lugar en que haya ocurrido el hecho 
 
“Uso de perros entrenados en la búsqueda de cadáveres y restos humanos, conocido como ‘Binomio Canino’”, indica el Protocolo.
 
De acuerdo con los familiares de personas desaparecidas  en funciones de observadores, esos trabajos de exploración previos no se realizaron y tampoco se utilizaron Binomios Caninos.
 
“Sí fuimos citados, pero solo para mostrarnos en dónde estaba la fosa y cómo iban a ser las limitaciones, pero de la carpa y de dónde iban a poder pasar las personas, para limitar la zona, nada más, pero esto de hacer los abanicos frontal y a la lateral, a la izquierda, eso no se hizo.
 
“Yo sé que esto se tiene que hacer porque está en ese protocolo, nosotros hemos tomado cursos y nosotros este trabajo lo hacemos cuando vamos a buscar fosas nosotros sí lo hemos empleado como familias, pero aquí no se está empleando, no se empleó”, dijo Tranquilina.
 
El Protocolo para el Tratamiento e Identificación Forense de la Procuraduría General de la República (PGR) fue publicado el 15 de octubre de 2015.
 
3.- Almacenamiento inadecuado de muestras
 
En él se obliga a las autoridades encargadas de exhumar cuerpos a resguardar de forma adecuada las muestras biológicas que tomen de los cadávares con el fin de garantizar su conservación.
“Se requiere que las muestras biológicas que son localizadas en el lugar de intervención sean recolectadas, embaladas, etiquetadas y trasladadas de manera que cumplan con los estándares fijados, para conservar su integridad biológica, atenuar la degradación y evitar contaminación. Lo que permite realizar un análisis genético con resultados confiables. Los indicios biológicos deben llegar de manera íntegra al laboratorio para su análisis, cubriendo la cadena de custodia a que están sometidos”, señala el Protocolo.
 
Este aspecto también es violado por las autoridades estatales y federales pues de acuerdo con los observadores del proceso solo los peritos de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos guardan las muestras en bolsas hechas con un material que garantiza su conservación.
 
El resto de los peritos guarda sus muestras en bolsas de papel, aseguraron.
 
“Sí han estado guardando las partes que están encontrando en bolsas, embaladas en bolsas de papel, como en sobres de papelería, las están poniendo ahí, pero realmente hasta ahorita no nos han dado un conteo de cuántas llevan, de cuántas hay realmente.
 
“Embalan en bolsas que son de sobre, que traen un cordoncito y que se atoran, ahí las están echando, los únicos que están embalando correctamente son los de la UAEM, los demás se están llevando sus muestras en este tipo de material, los de la UAEM llevan, no recuerdo el nombre de su material, pero es un material con el que ellos están sellando herméticamente, ahí mismo hacen sus bolsas con este material que es especial para embalar, los demás están embalando en bolsas de papel, en sobres”, dijo Tranquilina.
 
4.- Preservación de objetos de las víctimas
 
Otra de las violaciones cometidas durante la exhumación es el trato a la ropa que es encontrada en la fosa, ya sea embalada junto a los cuerpos o puesta.
 
El Protocolo establece que las prendas deben permanecer sin ser tocadas hasta llegar al laboratorio o sala de autopsias, para evitar la pérdida de evidencia en el lugar y no introducir alteraciones innecesarias.
 
Sin embargo, los peritos decidieron lavar toda la ropa hallada a un costado de las fosas.
 
 
5.- Desecho de evidencias
 
Pero no solo lo establecido en el Protocolo para el Tratamiento e Identificación Forense ha sido violado.
 
Cuestiones básicas como la conservación de las evidencias que acompañan los cuerpos no han sido cumplidas.
 
De acuerdo con testigos, el cadáver 47 exhumado de las fosas de Jojutla estaba decapitado y tenía los dedos de la mano derecha mutilados.
 
Dentro del cadáver fueron encontradas una navaja, unas tijeras y unos guantes de látex.
 
Estos tres elementos fueron desechados por los peritos.
 
“En el último cuerpo, en el 47 que sacamos, venían una navaja, unas tijeras y unos guantes de látex dentro del cuerpo, entonces ellos (los peritos) tiraron las tijeras, tiraron los guantes y tiraron la navaja, ése es un factor importante porque este cuerpo no traía cabeza y traía los dedos de la mano derecha mutilados, no traía dedos.
 
“Tiraron estas partes que a lo mejor pudieran haber sido utilizadas para ejecutar a esta persona”, dijo una testigo.
 
 
 
 
 
 
 
 

jamp


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información