Una odisea, viajar hacia Oaxaca

Desde los inicios de los bloqueos, el costo y el tiempo en que recorren las carreteras de la entidad, han aumentado

ALBERTO LÓPEZ MORALES 22/06/2016 09:25 p.m.

Una odisea, viajar hacia Oaxaca

LEE TAMBIÉN

Condicionan servicio médico a víctimas de Nochixtlán

Autoridades piden que magisterio oaxaqueño se aparte del caso para avanzar y concluir las investigaciones emprendidas


JUCHITÁN, OAXACA (La Silla Rota).- La imagen es ruinosa: a la entrada oriente del puente de fierro que cruza arriba del río Los Perros siguen, como testimonio vandálico, los esqueletos de dos autobuses de pasajeros que fueron incinerados desde el domingo 19 de este mes.

Los armazones de los dos autobuses quemados no obstruyen el paso vehicular sobre la carretera Transístmica cerca del lugar conocido como Canal 33, donde los maestros bloquean, pero advierten a los usuarios del transporte foráneo que viajar en estos tiempos es una odisea.

“Viajar así, con tantos bloqueos es riesgoso, pero también es caro porque hay que transbordar en mototaxis varios puntos para tomar el camión”, relató Gabriela Rasgado, quien viaja todos los días de esta ciudad a Salina Cruz, donde trabaja en un negocio de materiales de construcción.

Desde que se instalaron los bloqueos sobre la Transístmica, el lunes 13, doña Gabriela gasta en su viaje de Juchitán a Salina Cruz más de 100 pesos. En condiciones normales el pasaje cuesta 76 pesos. “Me da miedo porque llego a Juchitán casi a las ocho de la noche y hay que caminar”.

Luego de cruzar el puente de fierro que está sobre el río Los Perros, quien se transporta en vehículos pequeños, como los petroleros que trabajan en la refinería o en otras instalaciones petroleras, deben tomar rutas de terracería donde pagan una especie de derecho de paso.

Para los trabajadores y comerciantes, este miércoles fue uno de esos días más pesados para regresar de Salina Cruz a esta ciudad zapoteca: Se toparon con dos bloqueos. Uno frente al hospital del IMSS y el otro frente a la gasolinera “Dos Océanos”, por un lío entre transportistas.

Ambos bloqueos terminaron antes de las 15:00 horas, pero los maestros volvieron a cerrar la Transístmica entre Tehuantepec y Salina Cruz, cerca del acceso al poblado de San Antonio Monterrey. Hasta ahí llegan los pocos autobuses de pasajeros que prestan el servicio.

Un directivo de una de las líneas del transporte foráneo entre las poblaciones del Istmo de Tehuantepec, quien pidió la reserva de su identidad “para evitar problemas”, dijo que hacen lo que pueden para “acercar a los pasajeros a su destino”.

“Viajar de Juchitán a la capital de Oaxaca en estos tiempos es una verdadera hazaña”, comentó Porfirio Díaz Molina, trabajador del Instituto Electoral Oaxaqueño, quien fue citado para mañana temprano en la sede del IEEPCO y desde la tarde de ayer no hallaba la forma para trasladarse.

“Fui a la terminal de la línea ADO y me dijeron que por el momento no hay corridas para ningún punto. Solo me dieron la opción de tratar de llegar a Magdalena Tequisistlán, porque de ahí para adelante hay corridas a Oaxaca pero hasta antes de las nueve de la noche”, refirió.

Díaz Molina hizo sus cuentas para llegar a los bloqueos que realizan los maestros en el Canal 33 de Juchitán, en el Caracol de Tehuantepec y el de Jalapa del Marqués, transbordando en taxis, y concluyó que pagaría unos 700 pesos de un viaje que normalmente cuesta 280 pesos.

También es una proeza llegar a Matías Romero, en la zona norte del Istmo, saliendo de Juchitán. Este miércoles los conductores de camiones de carga cerraron el acceso a dos kilómetros de donde los maestros mantienen su bloqueo.

Como en los últimos, esos bloqueos de los transportistas obligan a los conductores de vehículos pequeños a tomar dos rutas alternas a partir del poblado cementero de Lagunas. Son caminos pedregosos y el avance es lento.

Debido a los cierres de carreteras, los conductores de los camiones que transportan insumos para la pequeña industria y la mercancía para el mercado están ingresando por la capital chiapaneca, pero en los últimos días los maestros han mantenido el bloqueo en Zanatepec.

Mientras tanto, resguardados por enormes manchas de filosos cristales de botellas rotas y punzantes alambres de neumáticos quemados, las “osamentas” de los dos autobuses incinerados siguen ahí, sobre el asfalto de la Transístmica sin que ninguna autoridad los retire.

maaz


LEE TAMBIÉN

Piden reparación integral a víctimás de Nochixtlán

La Cámara alta exige esclarecer si existieron violaciones graves a los derechos humanos y, en su caso, sancionar a los responsables





Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información