Amenazas de Trump disparan el envío de remesas a México

Por miedo a deportaciones masivas, bloqueo de envíos o que se impongan impuestos, expertos advierten que las remesas familiares aumentaron 24.6% en noviembre

KATIA TORRES 01/02/2017 08:57 p.m.

Amenazas de Trump disparan el envío de remesas a México

Desde noviembre del año pasado, cuando supo que Donald Trump sería el próximo presidente de los Estados Unidos, Rosalio Plata decidió tomar mano de sus ahorros y duplicar la cantidad de dinero que hasta entonces mandaba a su familia en México.

 

“Tengo que prever por lo que pueda hacer Trump, tengo que ver por mi familia que sigue en Michoacán, yo ya estoy legal acá en Estados Unidos, y pienso que no me pueden hacer nada, pero tengo que ver por ellos”.

 

Hace 30 años, Rosalio dejó la ciudad de  Morelia en compañía de varios amigos para buscar una mejor vida en Estados Unidos y lo consiguió. Actualmente trabaja como agente de seguros en la ciudad de Coachella, en el estado de California, empleo en el cual, asegura, le va muy bien.

 

En  promedio, Rosalio enviaba mil dólares al mes, dinero que llegaba a sus dos hermanos quienes tienen un negocio de cría y venta de ganado y para sus dos hijos que estudian la universidad, pero a raíz de la llegada de Donald Trump decidió usar sus ahorros para enviar dos mil dólares mensuales, en espera de que sus hermanos no vean afectado su negocio.

 

“Son cuatro las personas que dependen de mí allá y ante las medidas tan drásticas que se están tomando debemos ver a futuro”.

 

Por miedo a deportaciones masivas, bloqueo de envíos o que se impongan  impuestos,  expertos advierten  que las remesas familiares aumentaron 24.6% en noviembre, el nivel más alto desde mayo de 2006, mientras que el Banco de México (banxico)  anunció que en diciembre las remesas aumentaron a 6.2%, llevando la cifra acumulada en 2016 a un récord.

 

Con ello, los envíos de dinero al país crecieron este año un 8.8% con  26 mil 970 millones de dólares frente a 24 mil 785 millones de dólares en el año previo, según cifras de Banxico divulgadas el miércoles.

 

Las remesas familiares, una de las mayores fuentes de ingresos externos de México, registraron en 2016 su mayor tasa de crecimiento anual desde 2006, cuando aumentaron un 17.9%.

 

Aguascalientes, Guerrero, Hidalgo, San Luis Potosí, Sonora, Tabasco y Distrito Federal son algunos de los estados que reportaron un aumento, en su mayoría de entre 2 y 3%, indican informes de la institución financiera.

 

De acuerdo con Juan José Ling, economista de BBVA Bancomer,  prevén que al menos a corto plazo habrá un repunte importante de las remesas que envían a México. Desde 2005 las remesas familiares hacia la República se han mantenido en niveles anuales por encima de los 20 mil millones de dólares (mdd) alcanzando un máximo histórico de poco más de 26 mil mdd en el año 2007.

 

Para el primer trimestre del 2016 las remesas se ubicaron como la tercera fuente de divisa estadounidense, sólo superadas por las exportaciones manufactureras y la inversión extranjera directa y arriba del turismo y las exportaciones petroleras, aseguró José Luis de la Cruz, especialista en economía.

 

 

Hidalgo aumenta remesas 4.5%

Por el efecto Trump, en el tercer trimestre de 2016, cada día ingresaron a Hidalgo casi 41 millones de pesos por envíos de dinero de los connacionales, los cuales, además, aumentaron 4.58% con relación al mismo periodo del año anterior, de acuerdo con información del Banco de México.

 

De enero a septiembre, las remesas ascendieron a 569 millones de dólares, 14.83 millones más que en el mismo periodo de 2015, cuando ingresaron al estado 554.20 millones de dólares a través de transacciones bancarias de los hidalguenses que residen en el país vecino.

 

Ixmiquilpan, uno de los principales expulsores de migrantes a Estados Unidos, fue el municipio con mayor captación de recursos, con 5.6 millones de esos diarios, seguido de Tulancingo y Pachuca, con 4.8 y 4.6 millones.

 

De acuerdo con la Oficina de Atención al Migrante en la entidad, 350 hidalguenses residen en el país que desde el 20 de enero de 2017 gobierno Trump, quien pretende construir un muro fronterizo. En 2015, el estado ocupó el lugar 12 a nivel nacional en recepción de remesas, con 752.53 millones de dólares.

 

“Todo lo que Trump le haga a México se le va a revertir, porque le repercute directamente a él. No somos unas islas que lo que le pase a una no afecta a la otra”, opinó el gobernador Omar Fayad Meneses.

 

Asimismo, Antonio Soto Sánchez, titular de Secretaría de Desarrollo Económico de Michoacán (SEDECO), reconoció que entre las familias de los migrantes está presente el temor de que el gobierno norteamericano cobre un arancel por el envío de remesas.

 

“Lo que tenemos es que ante todos los anuncios desconcertantes que está haciendo el gobierno de los Estados Unidos, la gente está con el temor de que no le vayan a cobrar un arancel, por lo que prefieren mejor mandar dinero para no pagar”, señaló.

 

Agregó que SEDECO aún no cuenta con el total de remesas enviadas por pánico, pero aseguró que en 2016, los más de 4 millones de michoacanos que radican en Estados Unidos enviaron al estado un total de 2 mil 700 millones de dólares por remesas, lo que significó un 300 millones más con respecto al 2015.

 

De enero a noviembre de 2015, las remesas promedio rondaron en 293 dólares, mientras que en el periodo de 2016 sumaron 318 dólares.

De la Cruz indicó que el aumento de las remesas también corresponde al valor del dólar frente al peso que hace que incremente la suma enviada a México.

 

Preocupa Trump

Desde hace 16 años, Clarita López añora volver a su hija Elizabeth, la menor de tres hijos, que decidió buscar suerte en los Estados Unidos para apoyarla, salir de la pobreza y un mejor futuro, "el famoso sueño americano".

 

Clarita  de 59 años de edad vecina del municipio de Soledad Etla, Oaxaca,  ha trabajado  toda su vida,  pero hoy depende del envío de remesas de su hija Cheli, quien partió en el año 2000, a los 18 años con su esposo Daniel.

 

Elizabeth Matadamas López, la hija de Clarita acababa de cumplir 18 años, un febrero del año 2000 salió a un baile con su novio Daniel, y ya no regresó, "se fugó con él, después nos dijeron que se iban  de Oaxaca para el otro lado a buscar suerte y así lo hicieron, un día después de que llegaron encontraron trabajo y ahí siguen".

 

Eli o Cheli como se refiere a ella, vive en California con su esposo y sus dos hijos que nacieron allá: Alán de 15 años y Lucy de 7, ciudadanos de ese país, pero la pareja no cuenta con papeles .

 

"Cada vez que oímos de ese Tromp o Trump me asusto y me preocupa, y cada que tenemos oportunidad de hablar con mi hija nos dice que está bien que en el lugar donde vive no hay temor de que los migrantes puedan ser deportados y mientras no haya otro problema me va a seguir mandando un dinerito".

 

Clarita López se toma de las manos, "yo lo único que quiero es que mi flaca está bien, que ese "condenado hombre" no vaya hacer nada malo que los afecte, yo quiero volver a verla, que regrese al pueblo, pero allá esta su vida y su trabajo; nosotros no queremos que la echen por la fuerza si no que valoren qué tanto han dado a ese país nuestros migrantes".

 

El 95% de las remesas que llegan a México vienen de Estados Unidos, el 1% de Canadá y el restante 4% de otros países. En Estados Unidos, los principales estados donde se originan las remesas que llegan a México son los estados de California, Texas e Illinois.

 

Los estados que más reciben dinero de sus familias en Estados Unidos son Michoacán (10%), Guanajuato (9.1%) y Jalisco (8.9%).

 

En 2014, la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares publicada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), reveló que el número de hogares dependientes de este ingreso alcanzó los 1.29 millones. Esta cifra equivale al 4.1% del total de las familias en el país y el 75% pertenece a segmentos más pobres del país, que perciben ingresos menores a 9.000 pesos al mes (unos 430 dólares).

 

Prevén desaceleración

A pesar de este aumento, expertos estiman que será momentáneo, por dos motivos: por  una posible aplicación de impuesto y por la determinación que tomen los migrantes respecto a hacer ahorros frente a una posible deportación, explicó el economista Humberto Banda.

 

Aunó  que de reflejarse este fenómeno podría contraer afectaciones para la economía nacional, al ser  las remesas un componente primordial dentro de la económica mexicana.

 

Con información de Alondra Olivera, Axel Chávez, Viviana Estrella y Marco Antonio Duarte

 

mlr


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información